Público
Público

Los piratas imponen su ley en los océanos

Sólo durante este año se han sucedido en el Índico 175 asaltos de un total de 331 en todo el planeta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los piratas no dan tregua. Un ataque a un buque el 26 de octubre, otro el día 27, un tercero el 29. El 30, se registran dos abordajes. El 31, uno más. El 2 de noviembre, dos. El Centro de Información contra la Piratería de la Oficina Marítima Internacional (IMB, en sus siglas en inglés) –un órgano dependiente de la Cámara de Comercio Internacional (CCI) – escupe constantemente información sobre las agresiones de piratas a buques en todo el globo. Y los ataques son casi diarios. Especialmente en la zona de mayor riesgo desde 2007: las aguas del Índico, donde fue apresado el atunero vasco Alakrana el pasado 2 de octubre. Sólo durante este año se han sucedido en esa área 175 asaltos de un total de 331 en todo el mundo. Es decir, nada menos que el 52,9% de las agresiones piratas han acaecido frente a las costas de Somalia.

Eso sí, no todos los ataques acaban en secuestro de la tripulación, no todos triunfan. En el golfo de Adén, según la IMB, 139 asaltos fracasaron, un 79,4%, una proporción sensiblemente mayor al cómputo global, 51,7%.

En todo caso, las cifras abruman. Teniendo en cuenta que se han consumido 310 días de este 2009, y que el volumen total de abordajes piratas asciende a 331, la media dice que se produce más de una agresión al día.

Al PP, y a su presidente, Mariano Rajoy, se le desmorona así su argumentación. El líder conservador, en un mitin en Zaragoza, el 4 de octubre –sólo dos días después del secuestro del Alakrana–, despachó el fenómeno de la piratería marítima con una andanada contra el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero: 'Lo que ocurre en España no ocurre en otros países de la UE –razonó– porque toman medidas' para evitarlo.

Los buques españoles sólo han sufrido dos ataques desde 2007

Lo cierto es que España no ha sufrido más que dos ofensivas piratas desde 2007. La primera, con el pesquero vasco Playa de Bakio, que quedó retenido del 20 al 26 de abril de 2008. La liberación fue posible gracias al pago de un rescate, según reconoció meses después el entonces director del Centro Nacional de Inteligencia, Alberto Saiz. El segundo caso, el Alakrana. Otros países europeos como Francia, Italia, Alemania, Bélgica o Malta, también han padecido secuestros de buques en 2009. Igual que Estados Unidos.

La conmoción del Playa de Bakio activó las alarmas. Las del Gobierno y las de la UE. España y Francia presionaron para atajar un problema creciente. Su propuesta al final encontró eco: el 8 de diciembre de 2008, los Veintisiete pusieron en marcha la operación Atalanta, amparada por el Consejo de Seguridad de la ONU. Nació para 'disuadir, prevenir y reprimir' la piratería en Somalia. Se previó mantener la misión un año, pero ya ha sido prorrogada hasta finales de 2010. España aporta dos fragatas, la Canarias y la Méndez Núñez, y el avión P-3 Orión.

Rajoy obviaba además un hecho clave: el drama de Somalia. Desde 1991 reina el caos, desde que los señores de la guerra derrumbaron la dictadura de Siad Barre. Sólo se impuso una efímera calma en 2006, cuando tomaron el control los Tribunales Islámicos, que impusieron la sharia y un cierto orden, por lo que recibieron el respaldo de la población. En diciembre, todo saltó por los aires. Intervinieron las tropas etíopes y EEUU. Eran los tiempos de George Bush. La guerra no ha cesado.

La conmoción del 'Playa de Bakio' activó las alarmas del Gobierno y la UE

La inestabilidad y la pobreza en Somalia, hoy un Gobierno sin Estado, ha disparado el crimen en los mares. Sale más rentable. Según la compañía danesa Risk Intelligence, los piratas logran un millón de dólares por secuestro. Y la renta per cápita somalí es de 600 euros al año, apuntan los datos del World Factbook de la CIA.

El desgobierno en Somalia desde 2006 tuvo su reflejo en los índices de ataques. En 2003, la Organización Marítima Internacional –dependiente de la ONU– consignó 22 asaltos en el este de África. En 2004, sólo 13. En 2005, una pequeña remontada, hasta 49. En 2006, cuando los Tribunales Islámicos ocuparon Mogadiscio, la capital somalí, se registraron 31 abordajes. A partir de entonces, las cifras engordaron: 60 agresiones piratas en 2007, 134 en 2008 y 175 en lo que va de 2009.

La IMB, entre otros, han difundido guías para los armadores de los barcos, y sobre todo, para los capitanes de los mismos, para que sepan cómo frenar un asalto o cómo actuar en caso de abordaje. La inseguridad es un hecho. Y no sólo afecta a España, por mucho que lo grite Rajoy.