Público
Público

Piratas somalíes capturan dos nuevos barcos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Piratas somalíes secuestraron el lunes un carguero de químicos con bandera británica y otro buque con fertilizantes, destacando el continuo riesgo de operar en una de las rutas marítimas comerciales más transitadas del mundo, informaron el martes autoridades.

Somalia ha estado sumido en el caos sin un Gobierno central efectivo desde 1991, mientras aumentan los ataques de bandas piratas que operan en refugios costeros de el fallido estado del Cuerno de África.

Las bandas han conseguido decenas de millones de dólares de la captura y rescate de barcos en el Golfo de Adén que une Europa y Asia. También se han internado aguas adentro del océano Indico para eludir a buques extranjeros enviados para proteger los cargamentos comerciales.

Piratas somalíes capturaron el lunes en el Golfo de Adén el carguero de químicos de bandera británica St James Park y el barco de carga de bandera panameña Navios Apollon mientras navegaba hacia India con fertilizantes, dijo el martes un responsable marítimo.

Andrew Mwangura, de la Asociación de Navegantes del Este de África, con sede en Kenia, dijo que el carguero de químicos de 52.000 toneladas se dirigía con 26 tripulantes a Tailandia y había zarpado desde España.

Las últimas capturas llevan el número de barcos secuestrados en su poder a más de 10, dijeron funcionarios marítimos.

El mismo día liberaron al buque de bandera singapurense Kota Wajar y precisaron que habían recibido un rescate de 4 millones de dólares por el navío secuestrado en octubre, cuando navegaba en el océano Indico cerca del archipiélago de las islas Seychelles.

El Gobierno de Somalia, que cuenta con el respaldo de Occidente, ha prometido luchar contra la piratería, pero controla poco más que un par de manzanas de la capital Mogadiscio y las altas sumas establecidas para los rescates están atrayendo más inversionistas en la piratería tanto dentro como fuera del país.

Analistas señalan que hay pocas esperanzas de detener las lucrativas operaciones a menos que se pueda aplicar orden en el país, alternativa improbable dado que grupos rebeldes controlan gran parte de la nación y los piratas se encuentran bien afianzados.