Público
Público

La piratería aleja a los productores de cine del mercado africano

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La piratería de cine y televisión en África es tan descontrolada, que algunas productoras se niegan a distribuir sus productos en sus propios países y optan por venderlos sólo a los africanos que residen en mercados mejor regulados.

Por eso, los emigrantes de África occidental en París disfrutan de relatos cargados de poligamia, brujería y pócimas de amor secretas ambientados en un claustrofóbico patio en la principal ciudad de Costa de Marfil, Abiyán, mientras que sus familiares en casa se lo pierden.

"Vimos que había un enorme mercado para las series televisivas, pero principalmente en Nigeria, Estados Unidos o Brasil. Queríamos hacer programas para nuestro propio público", dijo el productor Raybis Xavier, de 30 años, cuya productora Studio 225 produjo 19 filmes en Costa de Marfil.

"Pero existe tanta piratería en Costa de Marfil que decidimos no lanzar ningún DVD allí. Los venderemos, en cambio, en Europa y a través de las descargas por Internet", dijo.

Bajo un acuerdo firmado en diciembre de 2008, la numerosa población africana que reside en Francia, Bélgica y Suiza podrá comprar episodios de la serie de Abiyán "La Cour Commune" en las tiendas Virgin por 18,9 dólares cada uno. Otros acuerdos se están negociando en Reino Unido, Estados Unidos y China.

La rápida migración de las productores africanas a la tecnología digital de bajo coste ha desatado una ola de piratería que amenaza con destruir a la industria: a diferencia de las tradicionales cintas de 35 milímetros, los discos de DVD son baratos y fácilmente duplicables.

"Es una cosa terrible. Los artistas pierden dinero, el Estado pierde dinero y finalmente se pone en riesgo el valor de nuestra cultura", dijo Hema Djakaria, director general de del cine nacional en Burkina Faso, país vecino de Costa de Marfil.

Burkina realiza esta semana el festival de cine africano FESPACO, con más de 300 filmes, series televisivas y otros programas.

Algunos cineastas cuestionan la lógica de abandonar los mercados locales.

"Pero en lugar de esperar cuatro años para lanzar un DVD para luego encontrar que ya está en el mercado, quizás lo que necesitamos es hacer nosotros mismos un gran lanzamiento antes", dijo Musa Romba, de Producteurs Associes, un grupo de Burkina Faso.