Público
Público

Los pizzeros brasileños le declaran la guerra a Lula

El presidente de Brasil comparó a los senadores que investigan un presunto caso de corrupción con los profesionales del gremio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El gremio de pizzeros brasileños ha montado en cólera y denunciado al presidente de su país, Luiz Inazio Lula da Silva, por unas declaraciones —a su juicio— ofensivas. Lula dijo que los senadores eran unos pizzeros y estos no han tardado en preparar un comunicado para manifestar su repulsa.

La broma, anécdota, metedura de pata o, según los pizzaioli de Sao Paulo, ofensa no tiene mucho sentido fuera de Brasil, pero sí en el gigante suramericano.

En primer lugar, situémonos en el contexto: la petrolera estatal Petrobras se enfrenta a una investigación en el Senado por presuntas irregularidades, el presidente defiende a los responsables de la mayor empresa brasileña y las preguntas de los periodistas arrecian.

Una de ellas: ¿acabará la investigación en pizza? La respuesta de Lula: 'Depende. Todos ellos —los senadores— son unos buenos pizzeros'. Acabar en pizza es una expresión brasileña que significa algo así como caer en saco roto. En un contexto de comisión de investigación, quiere decir que ésta termina sin castigos ni culpables. En realidad, al presidente le preguntaron si creía que la investigación iba a terminar en pizza y, de ahí, su irónica respuesta.

La pizza en Brasil también es sinónimo de corrupción. El histriónico periodista José Luiz Datena suele encargar pizzas durante la emisión de su programa televisivo para denunciar presuntos actos ilícitos. Sus teatrales performances incluyen la ingesta del producto en directo y, en ocasiones, charlas con el telepizzero sobre la corrupción política. Inenarrable.

En cuanto a Lula y Petrobras, el presidente brasileño ha mostrado su disconformidad por una investigación en el Congreso y no en otras instituciones, como el Ministerio Público o la Controladoria Geral da República. Cree que, dado el prestigio internacional de Petrobras, es irresponsable someterla a juicio en la cámara alta, algo que según él sólo puede interesar a los que 'quieren montar un carnaval'.

Sin embargo, los pizzeros no atienden a ese tipo de razones y tomaron lapiz y papel para redactar un comunicado firmado por el Sindicato de los Trabajadores de Hoteles, Restaurantes, Bares y Similares, que incluye a los pizzeros. El parlamentario Cristovam Buarque, por su parte, también ha pedido al Senado que censure la declaración del presidente Lula, al que se le ha terminado indigestando el bocado.