Público
Público

El PKK planta cara al Ejército turco y causa 24 bajas, según fuentes del Partido de los Trabajadores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El enfrentamiento entre los rebeldes del Partido de los Trabajadores Kurdos (PKK) y el Ejército turco, que ha lanzado una incursión terrestre en el norte de Irak, se ha cobrado ya la vida de 24 militares otomanos, según fuentes del PKK.

El responsable de relaciones exteriores del Partido de los Trabajadores Kurdos (PKK), Ahmed Deniz, señaló a Efe que 22 de las bajas turcas, que no han sido confirmadas por el ejército turco, se produjeron hoy en las zonas fronterizas de Bazia, Avashin y Zab, todas ellas despobladas y situadas en las provincias Erbil y Dahuk.

Los otros dos uniformados turcos perdieron la vida ayer por la noche en otra emboscada del PKK en el norte de Irak, que también causó heridas a otros ocho militares.

Deniz apuntó que todavía no se han registrado bajas en las filas del PKK, a pesar de que los militares turcos están apoyados por refuerzos aéreos.

Turquía anunció hoy una operación militar terrestre, que se inició ayer, jueves, y todavía continúa, en el norte del país vecino en la que participan 10.000 soldados para combatir las bases del PKK.

La agencia de noticias iraquí Asuat al Iraq (Voces de Irak) informó de que las tropas turcas han entrado hasta cinco kilómetros en el interior del territorio iraquí, mientras que cerca de 2.000 efectivos de los Peshmergas (el ejército de facto de la Región Autónoma del Kurdistán Iraquí) han sido enviados a Dahuk.

Asimismo, testigos presenciales, citados por la agencia, indicaron que las tropas turcas penetraron en la zona deshabitada de Kuli Balenda.

Precisamente, el presidente de la región autónoma del Kurdistán iraquí, Mahmud Barazani, viajó hoy a Dahuk a una zona fronteriza con Turquía para pasar revista a las tropas de los Peshmergas.

Sin embargo, el portavoz de Gobierno iraquí, Ali al Dabag, señaló a los periodistas que el presidente turco, Abdulá Gul, aseguró por teléfono a su homólogo iraquí, el kurdo Yalal Talabani, que no se ha producido combates entre los peshmergas y las tropas turcas, que sí se enfrentaron a los milicianos del PKK.

Por su parte, el primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, pidió a su colega turco, Recep Tayip Erdogan, en otra conversación telefónica que Turquía respete la soberanía de Irak.

Dabag apuntó que Maliki garantizó a Erdogan el "apoyo de Irak a la seguridad y la estabilidad de Turquía" y apuntó que su país "es consciente de la amenaza que el PKK supone para Turquía".

El mandatario iraquí también instó a su colega turco a mantener un diálogo entre los dos países para asegurar la estabilidad en la región.

Por otro lado, el viceministro de Exteriores iraquí, Labid Abawi, llamó a consultas al encargado de negocios de la embajada turca en Bagdad para protestar por la operación de Turquía en el Kurdistán iraquí, según un portavoz del ministerio de Exteriores.

A pesar de esa protesta, el ministro de Asuntos Exteriores iraquí, Hoshiar Zebari, restó importancia a la operación militar turca al asegurar en un comunicado que no se trata de una misión de gran importancia.

"No hay una gran incursión (turca) en el territorio iraquí", afirmó el titular de Exteriores en la nota.

Sin embargo, desde Turquía se apuntó que se trata de la primera incursión terrestre de gran envergadura desde las que se produjeron en 1992, 1995 y 1997, antes de la captura del líder del PKK, Abdullah Öcalan, en 1999.

Este ataque terrestre se enmarca en las operaciones contra las bases del PKK en el norte de Irak iniciadas en diciembre pasado por el Ejército turco tras haber recibido el visto bueno del Parlamento y del Gobierno de Ankara.