Público
Público

Plan para acabar con la plaga de los ríos: el mejillón cebra

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El mejillón cebra (Dreissena polymorpha) se ha convertido en una de las 10 peores especies invasoras del mundo, y en la actualidad es la plaga más voraz en España, según explicó a este periódico el jefe del Área de Conservación del Ministerio de Medio Ambiente, Borja Heredia.

Con el fin de controlar y erradicar esta especie invasora, la Conferencia Sectorial de Medio Ambiente, integrada por el Ministerio y las comunidades autónomas, ha aprobado la Estrategia de lucha contra el mejillón cebra, que prevé medidas de limpieza de embarcaciones, detección y seguimiento y desinfección para material de pesca. 'Se intenta limitar su expansión y reducir su impacto, para luego erradicarla, aunque en algunas zonas sólo se podrá confinar, no eliminar', indicó Heredia.

Este pequeño molusco, de tres centímetros de longitud, ha conseguido expandirse desde el mar Caspio y Negro por cuencas de Europa y América durante los dos últimos siglos, gracias a la navegación. La especie llegó en 2001 al bajo Ebro y ha colonizado en la actualidad las cuencas del Ebro, Segura y Júcar.

La plaga de este bivalvo provoca daños en ecosistemas, oclusión de tuberías y problemas de motores e infraestructuras de riego, contaminación de playas e impactos en instalaciones industriales e hidroeléctricas, así como en la central nuclear de Ascó (Tarragona), ya que sus diminutas larvas se adhieren a embarcaciones, tuberías, equipos de extinción de incendios e incluso a otras especies, como parásitos, para sobrevivir, reproducirse y conquistar.

El mejillón cebra, cuya vida media es de tres años, ha sabido adaptarse a aguas con variaciones de salinidad y temperatura, y sus hembras pueden reproducirse desde el segundo año de vida, con puestas de más de 40.000 huevos, es decir, en un año llegan a tener un millón de descendientes. En estas cantidades el mejillón cebra 'es capaz de alterar las características fisicoquímicas de los ríos, alterando dramáticamente las condiciones ecológicas', según explica Heredia.

Pérdida de biodiversidad

Las especies invasoras suponen la segunda causa de pérdida de biodiversidad en el mundo, y ya han provocado el 40% de las extinciones de animales en los últimos cinco siglos. En el caso del mejillón cebra, uno de sus impactos más graves sobre otras especies es la colonización de la almeja de río (Margaritifera auricularia). El mejillón se adhiere a la concha de la almeja provocando su asfixia y muerte. La almeja de río es uno de los invertebrados en mayor peligro de extinción del continente europeo, y cuenta desde ayer con una estrategia de conservación.

La presencia del mejillón cebra está constatada en las cuencas del Ebro, Júcar y Segura, pero existe el riesgo de que se expanda a otras cuencas hidrográficas, por lo que el Ministerio pretende elaborar un mapa con los ríos en los que existe riesgo de colonización por esta especie y de los ecosistemas fluviales más vulnerables, para poder tomar medidas a tiempo.

Los daños causados por este bivalvo son 'muy cuantiosos', y aunque no hay cifras concretas, en EEUU ascienden a millones de euros.
En España el mejillón ha costado ya miles de euros, invertidos en medidas de control y limpieza, investigación y sustitución de infraestructuras de riego. La lucha contra las especies invasoras es vital para preservar los endemismos.