Público
Público

Plan de infraestructuras de Londres contra la crisis

Planea invertir 35.000 millones de euros en medio millar de proyectos en diez años  

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ministro de Finanzas británico, George Osborne, presentó su antídoto a la recesión durante su tradicional discurso de otoño en la Cámara de los Comunes. Se trata de un ambicioso Plan Nacional de Infraestructuras para el que se prevé una inversión de 35.000 millones de euros y que el portavoz económico del Partido Laborista, Ed Balls, calificó de 'fantasioso'.

El plan prevé la ejecución de 500 proyectos en todo el país durante la próxima década. El Gobierno ha negociado el desbloqueo de 20.000 millones de libras (unos 23.400 millones de euros) de fondos de pensiones privados, a los que habrá que sumar fondos públicos adicionales por valor de unos 11.600 millones de euros, la mitad de los cuales vendrán de los recortes presupuestarios en los próximos tres años.

Los liberales tachan de 'fantasioso' el plan del Gobierno conservador

El plan contempla la construcción de 35 nuevos tramos de carreteras y tren, incluyendo la conexión entre Oxford, Milton Keynes y Bedford que creará 12.000 puestos de trabajo; la construcción del aeropuerto de Manchester o la extensión de la Northen Line de metro hasta Battersea, que supondrá 25.000 empleos.

Además, se extenderá la banda ancha al 90%, ampliando la cobertura de telefonía móvil al 99% de los hogares. Parte de los fondos de este plan también irán a parar a los más de 1,4 millones de euros que se prevén para Educación, la mitad de ellos para la construcción de cien escuelas públicas.

Osborne anunció inversiones para desarrollo regional de cerca de 1.700 millones de euros en Inglaterra, con 169 proyectos en los que 'por cada libra que pongamos, atraeremos seis del sector privado', aseguró. En Gales, Escocia e Irlanda del Norte con competencias transferidas también se destinarán conjuntamente unos 1,1 millones de euros.

Los empleados del sector público están convocados hoy a un paro general

El ministro anunció más austeridad con recortes en los ministerios y un tercer incremento del 0,088% en la tasa sobre los bancos. Paralelamente y un día antes de la huelga de hoy en el sector público (donde se prevén 710.000 despidos para 2017), Osborne advirtió que la subida salarial para los funcionarios, congelada hasta 2013, tan sólo será de 1% para 2013-2014. A ello se suma el retraso de la edad de jubilación a los 67 años a partir de 2026.

El ministro conservador quiso espantar los fantasmas de la recesión aunque precisó que, 'si el resto de Europa se encamina hacia ella, será complicado evitarla aquí'. Osborne revisó a la baja el crecimiento previsto para este año del 1,7% inicial al 0,9%, con un exiguo 0,7% para 2012. El Gobierno no reducirá el déficit estructural en esta legislatura, esperando un pico máximo de su deuda del 78% del PIB para 2014-2015.