Público
Público

El plan de rescate de Opel es insuficiente y poco claro para el ministro alemán de Finanzas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro alemán de Finanzas, Peer Steinbrück, considera que el plan de rescate presentado por la dirección de Opel para conseguir ayudas estatales que garanticen el futuro de la empresa es insuficiente y poco claro.

"No puedo reconocer todavía" un plan de saneamiento que merezca la confianza y el apoyo económico del Gobierno alemán, dijo Steinbrück anoche en declaraciones a la televisión pública alemana ARD.

A juicio del responsable del tesoro alemán "no tiene sentido poner a disposición de Opel dinero que probablemente acabe en cualquier otro lugar, en Estados Unidos. Para mi no ha quedado tampoco claro como va a funcionar el proceso de separación de General Motors".

Aunque no descartó que finalmente se concedan las ayudas que reclama Opel, estimadas en unos 3.300 millones de euros, Steinbrück dijo que la empresa deberá antes formular un plan de reestructuración claro.

"Estamos esperando desde las primeras conversaciones en noviembre que presenten el plan para separarse " de su casa matriz, General Motors, afirmó el ministro, quien subrayó que no es asunto del Estado diseñar ese plan, sino de la empresa afectada.

Anteriormente, el ministro alemán de Economía, Karl-Theodor zu Guttenberg, anunció que el gobierno no se dejará apremiar a la hora de tomar una decisión sobre las posibles ayudas a Opel.

"Todavía no hemos tomado ningún tipo de decisión", dijo el ministro tras reunirse en Berlín con la directiva europea de General Motors y Opel.

Guttenberg aseguró que el gobierno "analizará, sopesará y entonces decidirá si toma alguna decisión y de qué tipo".

Antes de todo ello, añadió, viajará a Estados Unidos a mediados de marzo para hablar con la casa matriz algunas de las cuestiones que quedan por aclarar.

Insistió que antes de que el Estado se pronuncie sobre posibles ayudas debe comprobarse "si realmente existe una perspectiva de futuro real".

El plan de supervivencia, presentado la semana pasada por General Motors Europa y Opel, contempla una independencia parcial de la empresa alemana de la casa matriz estadounidense.

De acuerdo con estos planes, las marcas Opel y Vauxhall formarían una sociedad conjunta, participada por General Motors y otros inversores, figura que, según los expertos, plantea todavía muchas incógnitas.