Público
Público

Planean reactivar un sistema crucial para descontaminar el agua de Fukushima

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La operadora de la central nuclear de Fukushima, TEPCO, planea poner hoy en marcha un sistema crucial para descontaminar las más de 110.000 toneladas de agua radiactiva que se acumulan en la planta, tras varios retrasos por distintas averías.

Estaba previsto que el sistema se activara hace diez días, pero un problema con uno de los dispositivos encargado de absorber sustancias radiactivas obligó a detenerlo apenas cinco horas después de ponerlo en marcha.

Sin embargo, TEPCO ha anunciado que ha logrado solucionar esa avería gracias a un cambio en el material absorbente, por lo que espera que hoy mismo el agua pueda empezar a ser tratada correctamente, informó la cadena pública NHK.

En las pruebas previas a su puesta en marcha, el sistema, que cuenta con tecnología de la francesa Areva y la estadounidense Kurion, logró descontaminar cerca de 600 toneladas de agua, que serán utilizadas hoy mismo para enfriar los reactores, añadió NHK.

El dispositivo, según TEPCO, consiguió rebajar en 100.000 veces el nivel de cesio-134 y cesio-137, con lo que se logró el objetivo de reducir la contaminación hasta los 100 becquereles por centímetro cúbico.

Un funcionamiento estable de este dispositivo supondría un gran paso adelante en el plan de TEPCO de llevar los maltrechos reactores a "parada fría" para enero de 2012, ya que le permitiría reutilizar el agua que inunda la planta para enfriarlos, sin necesidad de inyectar nuevo líquido.

El agua altamente contaminada que se acumula en Fukushima es uno de los grandes problemas a los que se enfrentan los técnicos de la central, que trabajan día y noche para tratar de controlar la temperatura de las unidades dañadas por el terremoto y tsunami del 11 de marzo.

El volumen de agua crece día a día a causa de las continuas inyecciones en los reactores, necesarias para tratar de controlar su temperatura y contener las emisiones de radiactividad, y se teme que las lluvias características de esta estación agraven la situación.

El terremoto y el tsunami del 11 de marzo abrieron una crisis nuclear sin precedentes en Japón y la más grave en el mundo en los últimos 25 años, después de la de Chernóbil.