Público
Público

Los planos falsos del Algarrobico llegan a la fiscalía

La Junta de Andalucía modificó las limitaciones a la edificación en ese terreno que imponía el Plan de Ordenación de Cabo de Gata que ella mismo aprobó en 1994, según el juez.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Fiscalía de Almería investiga ya si algún responsable de la Junta de Andalucía cometió un delito al modificar los planos que impedían la construcción en la zona donde la promotora Azata del Sol comenzó a levantar el hotel el Algarrobico, símbolo de la destrucción del litoral. Las pesquisas comenzaron después de que el juez Jesús Rivera, en la sentencia en la que declaraba nula la licencia municipal de obra, detectase indicios de un delito de prevaricación (dictar una resolución injusta a sabiendas) y de otro contra la ordenación del territorio, que acarrea penas de cárcel.

En 1994, la Junta de Andalucía aprobó el Plan de Ordenación de Cabo de Gata, que declaraba la zona donde ahora se ubica el polémico hotel como de especial protección, lo que impedía cualquier construcción. Posteriormente, según el juez Rivera, la administración autonómica, “en una burda maniobra para orillar” las limitaciones a la edificación en ese terreno que imponía el plan, modificó los planos oficiales “de forma clamorosamente contraria al ordenamiento jurídico” y “sin someterla a procedimiento alguno” y trató así de convertir la zona en urbanizable, lo que permitió la construcción del hotel. El juez Rivera y la Audiencia Nacional han dejado claro que el único plano que tiene efectos jurídicos es el aprobado oficialmente, el de 1994, y, por tanto, que el Algarrobico se construyó en terrenos de interés general.

Tanto la actual consejera de Medio Ambiente, Cinta Castillo (PSOE), como su antecesora en el cargo, Fuensanta Coves (PSOE), apoyándose en los planos falsos, han sostenido que el plan de 1994 incluía el paraje del Algarrobico en zona urbanizable. Sin embargo, la propia administración autonómica, en un informe de 3 de junio de 2005 de la consejería de Obras Públicas afirmaba exactamente lo contrario, que esa zona estaba clasificada como de especial protección.

Además, la Junta reconoció en otro informe, de 11 de marzo de 2008, que los planos contenían “un error” y que la consejería de Medio Ambiente lo había resuelto “por vía de hecho”, es decir, sin observar los procedimientos legalmente establecidos. El error al que se refiere el informe es el siguiente: “Debido a las reducidas dimensiones del Boletín Oficial, [los planos] resultan de difícil legibilidad, no permitiendo concluir con certeza la zonificación”. Es decir, que viéndolos no se sabe si la zona del Algarrobico está protegida o no.

El juez Rivera califica este argumento de “insólito y falso” y –después de haberlo comprobado con sucesivas ampliaciones sobre el plano– asegura que se obtiene “sin género de dudas”, que la parcela donde se llevaron a cabo las obras del hotel, está protegida.