Público
Público

Plante de PP y PSE al inicio de las fiestas de Bilbao

La txupinera Sonia Polo, hermana de un preso de ETA, da comienzo a la Aste Nagusia sin que se produzcan incidentes 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los representantes del PSOE y el PP decidieron ayer no acudir al txupinazo de la semana grande bilbaína, la Aste Nagusia, por el hecho de que Sonia Polo, la encargada de dar comienzo a las fiestas, es hermana de Sergio Polo, un preso de ETA.

La elección de Polo suscitó una fuerte polémica en Euskadi en los últimos días. A las críticas de socialistas y conservadores al Ayuntamiento de Bilbao, gobernado por el PNV, por haber dado 'cabida a la izquierda abertzale en las fiestas', se sumó, a principios de semana, el envío de una carta anónima a la txupinera con una bala en su interior, acción que fue condenada por todos los partidos políticos.

Las fiestas comenzaron sin que se produjeran incidentes. El Arenal bilbaíno se llenó, como todos los años, de vecinos y visitantes con ganas de fiesta y la única referencia al conflicto vasco la representaron los numerosos carteles que exigían el fin de la dispersión de los presos etarras y que portaron algunos de los asistentes a la lectura del pregón.

En cambio, en San Sebastián, también en plenas fiestas, volvieron a producirse disturbios callejeros por segundo día consecutivo. La izquierda abertzale radical intentó realizar la manifestación en apoyo a los presos de ETA que el pasado jueves había prohibido el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón. Pero la Ertzaintza la disolvió con material antidisturbios y provocó varios heridos por el disparo de pelotas de goma.

Precisamente, representantes de la izquierda abertzale que no condena la violencia advirtieron ayer al PSOE a través de un comunicado de que 'se equivoca si piensa que va a conseguir erradicar policial y militarmente de la sociedad vasca un proyecto político a favor del derecho a decidir libremente su futuro'.

Según apuntaron, el independentismo 'tiene fuerza y sociedad, militancia y compromiso, y alternativa política para constituirse en un espacio determinante en la superación del bloqueo actual y avance hacia un escenario de paz y democracia'.

Sin hacer mención a los últimos asesinatos de ETA, la izquierda abertzale radical aseguró que los gobiernos central y vasco tienen 'pánico a un escenario de democracia real en que todos los proyectos políticos, sin excepción alguna, se puedan defender y materializar en igualdad de condiciones'.

Y es que, a juicio de este colectivo, tanto el PSOE como el PP 'tienen miedo porque son conscientes de que, en igualdad de condiciones, la izquierda abertzale sería capaz de articular una mayoría social y popular en el camino de un Estado vasco soberano'.