Público
Público

La plantilla de Nissan organiza una batalla campal tras la presentación del ERE

Lanzan huevos, latas de refresco, botellas de vidrio, piedras, bengalas e incluso vallas de metal contra el edificio de la compañía

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:


Los trabajadores de Nissan han radicalizado sus acciones de protesta contra el recorte de plantilla que plantea la empresa y se han concentrado hoy a las puertas de la sede comercial de la multinacional en Barcelona, contra la que han lanzado todo tipo de objetos contundentes.

La plantilla ha respondido así al Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que Nissan presentó ayer formalmente en el Departamento de Trabajo para despedir a 1.288 trabajadores antes de fin de año y a otros 392 en septiembre de 2009.

Más de un millar de empleados han partido sobre las 11.15 horas de hoy de la plaza de España y se han dirigido a pie hasta la sede comercial de Nissan, un edificio de diez plantas con estructura de cristal que han hecho objeto de su ira.

Algunos operarios han lanzado huevos, latas de refresco, botellas de vidrio, piedras, bengalas e incluso vallas de metal contra el edificio, sin que nadie haya resultado herido.

Ante la actitud de los trabajadores, los Mossos d'Esquadra se han dirigido hasta la zona para intervenir y, aunque en un primer momento se han vivido momentos de tensión, ya que algunas personas han volcado contenedores y lanzado tomates y piedras a los agentes, finalmente la manifestación se ha dispersado sin más incidentes.

Durante la marcha, los participantes han proferido insultos contra el máximo responsable de Nissan Motor Ibérica, el japonés Fumiaki Matsumoto, y han exigido a los gobiernos español y catalán que rechacen sin vacilación el expediente de ocupación.

Los manifestantes también han proferido gritos contra los presidentes del Gobierno y de la Generalitat, José Luis Rodríguez Zapatero y José Montilla.

'Pedimos a la Generalitat que se oponga frontalmente a un ERE que está injustificado', ha señalado el dirigente de UGT Jordi Carmona, quien ya ha advertido de que los sindicatos no negociarán ningún despido con la empresa mientras Nissan no retire el ERE, cosa que, por el momento, parece improbable.

Desde CCOO también han pedido al presidente catalán 'que se deje de fotos' y de 'tibiezas' y que rechace un ERE que puede suponer una 'sangría de despidos' no sólo en Nissan, sino en todo el tejido industrial de Catalunya.

'Un expediente que no tiene una causa justificada no puede ser aprobado. Nissan tiene la posibilidad de mantener el empleo sólo trayendo a Barcelona la producción de una furgoneta que hemos desarrollado aquí y que se hará en Japón', ha indicado el dirigente de CCOO Javier Pacheco.

El sindicalista de Sigen-USOC Pedro Ayllón ha reconocido que los trabajadores 'tienen miedo real' de que, una vez acometida la reducción de plantilla que planea la empresa, ésta decida deslocalizar la producción y cerrar las fábricas de Barcelona 'en cualquier momento'.

'Los gobiernos han de ponerse las pilas. Necesitamos ayuda, pero no sólo Nissan, sino todo el sector de la automoción', ha advertido Ayllón.

Los tres sindicatos ya avanzaron ayer, tras la presentación del ERE, que iban a intensificar sus movilizaciones, saliendo a la calle cada día, si es necesario, para 'que la sociedad vea lo que quiere hacer la multinacional con los trabajadores'.