Público
Público

La plantilla de Panrico decide ir a la huelga y la dirección pide "cordura"

La decisión de los trabajadores deja sin efecto el principio de acuerdo alcanzado el jueves por la dirección de la empresa y los sindicatos UGT y CCOO. La empresa amenaza con impugnar la asamblea en la que se tomó esta decisi&

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

 La dirección de Panrico ha hecho un llamamiento a la 'cordura' de los representantes sindicales de la planta de Santa Perpètua y ha dicho que iniciará las 'acciones impugnatorias oportunas' ante la presunción de que la asamblea de ayer se desarrolló al margen del Estatuto de Trabajadores.

En un comunicado de la empresa, Panrico afirma que los acuerdos firmados entre la empresa y los representantes sindicales el pasado jueves con la mediación del Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA) no eran un mero preacuerdo, sino 'un acuerdo legal legítimo y vinculante con eficacia para toda la plantilla' y que afecta a todos los centros de trabajo, ya que tiene a todos los efectos el mismo carácter legal que un convenio colectivo.

La dirección pide 'coherencia, sosiego y cordura'.

Así, la dirección de Panrico ha llamado 'reflexión, coherencia, sosiego y cordura de los representantes sindicales de la planta de Santa Perpètua' para que se integren al proceso mayoritario y democrático de negociación que empezó la semana pasada y que continúa para dar un futuro sostenible a la empresa. Además, ha lamentado la decisión adoptada anoche por la asamblea de los trabajadores de Santa Perpètua dentro de un clima de 'crispación'.

Es su respuesta a la decisión de los trabajadores de la compañía. La plantilla de Panrico en Santa Perpètua de Mogoda (Barcelona) ha decidido en asamblea iniciar la medianoche del domingo la huelga indefinida que tenía prevista para reclamar el abono de la nómina de septiembre y rechazar el principio de acuerdo de los sindicatos con la empresa.

Panrico ha dejado de pagar las nóminas de sus 4.000 empleados para saldar cuentas con los proveedores.Según ha informado el presidente del comité de empresa de Panrico en la planta de Santa Perpétua, Ginés Salmerón (CCOO), la mayoría de la plantilla ha decidido en una asamblea celebrada esta noche mantener la huelga sin ni siquiera someterlo a votación porque han recordado que la medida ya estaba acordada en otra asamblea de trabajadores. La decisión de los trabajadores de la planta catalana, la que cuenta con más trabajadores del grupo Panrico, deja sin efecto el principio de acuerdo alcanzado el jueves por la dirección de la empresa y los sindicatos UGT y CCOO, que aceptaron desconvocar el paro a nivel estatal a cambio de cobrar en tres plazos la nómina pendiente.

Salmerón ha informado de que en la asamblea celebrada esta noche han participado más de 200 de los 345 trabajadores de la planta y que la huelga indefinida se iniciará esta misma medianoche porque 'los trabajadores han dicho que no quieren un pago de la nómina aplazado sino cobrarla entera ya'. El presidente del comité de empresa ha recordado que la huelga es indefinida 'y ahora esperaremos noticias de la empresa, que es la que tiene ahora que decir algo y mover ficha'. Durante la noche del sábado, la dirección de la empresa  ya había difundido un comunicado en el que aseguraba que el incumplimiento de los acuerdos, 'en aplicación estricta de lo pactado y firmado, pondría en riesgo el cobro de salarios para todos los trabajadores de la plantilla'.

'La compañía —añade el comunicado— hace un llamamiento al respeto de los acuerdos y continúa confiando que el proceso de negociación iniciado ya, garantice un futuro sostenible para Panrico'. Ginés Salmerón, de CCOO, ha informado de que también los trabajadores de Panrico de la planta de Paracuellos de Jarama (Madrid) han rechazado el preacuerdo y han acordado presentar una solicitud de huelga para iniciarla la próxima semana. Por contra, los trabajadores de las plantas de Panrico en Valladolid y Puente Genil (Córdoba) han aceptado el preacuerdo y no son partidarios de ir a la huelga, mientras que los empleados de la planta de Zaragoza han convocado una asamblea para el próximo martes para posicionarse.

Ginés Salmerón ha informado de que la empresa adeuda la nómina de septiembre a toda la plantilla, excepto 140 euros por persona que les abonó el pasado miércoles. La empresa había condicionado la aplicación del pago aplazado de la nómina en tres plazos a que no se realice huelga en ningún centro de la compañía, por lo que la decisión de los trabajadores de Santa Perpétua deja sin validez el preacuerdo y, si la compañía mantiene su decisión, ningún trabajador de Panrico cobraría el salario comprometido.

La dirección de Panrico ha advertido que una huelga pondría en riesgo la continuidad de la compañía, que defiende la necesidad de crear un clima de 'tranquilidad y normalidad operativa' que garantice el normal desarrollo de su actividad de producción, distribución y venta de bollería industrial.

El mencionado principio de acuerdo fue firmado el jueves en Madrid por la mayoría de representantes de UGT y CCOO, aunque no fue suscrito por los miembros del comité de Santa Perpètua, que querían así 'mantener el mandato de la asamblea', que el pasado 28 de septiembre votó ir a la huelga.

En las últimas semanas, Panrico ha solicitado preconcurso de acreedores y ha planteado a los sindicatos una extinción de 1.914 empleos, casi la mitad de la plantilla, en todas las plantas que tiene en España, y una reducción del sueldo del resto de trabajadores de hasta el 45 %. La empresa ha suspendido el pago de la nómina a sus cerca de 4.000 empleados para poder afrontar el pago a sus proveedores. Panrico fabrica, entre otros productos, los populares Donuts, Bollycao y Donettes.

El presidente del comité de empresa ha denunciado que la empresa 'está cerrada' a pagar todo lo que se les debe a los trabajadores, pese a que 'tienen el dinero' que han conseguido mediante un crédito con un aval de la Generalitat de 'cinco millones de euros, con lo que se podría haber pagado todas las nóminas pendientes', ha asegurado.

'Reclamamos que se nos pague lo que nos deben ya', ha insistido Salmerón, que ha asegurado que hay mucha 'indignación', en especial, entre el personal de la línea de producción que ya sufrió un recorte de entre un 15 y un 20 % el año pasado.

Además, ha afirmado que los trabajadores no creen que el fondo estadounidense de capital riesgo Oaktree Capital, propietario de Panrico, quiera salvar la empresa, sino que su intención es recuperar su inversión y 'venderla al mejor postor'. Del mismo modo, Salmerón ha dicho que la plantilla ya está preparando nuevas movilizaciones.