Público
Público

Plegarias y rugidos del dragón

Assunçao, Maniche y Seitaridis advierten sobre el apasionado ambiente del estadio portuense

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Do Dragao es un campo muy caliente. Seguramente es el estadio de Europa más parecido al Calderón', avisa Assunçao, que hoy regresa a la que fue su casa durante las tres últimas temporadas. Antes, en 2001, también militó en el Oporto: 'En Do Dragao, la afición empuja todavía más que en Das Antas (el anterior estadio). Están muy cerca del césped y no dejan de animar, sobre todo el fondo sur. En Portugal, se vive con mucha pasión el fútbol y este es un campo donde se canta mucho.'.

'Los aficionados del Oporto siempre animan y levantan al equipo. El ambiente será diferente al del pasado sábado en el Bernabéu, donde la afición está mucho más apagada', compara Assunçao.

Maniche también conoce bien todo lo que rodea al Oporto. 'Junto al vestuario, hay una pequeña capilla, donde, dependiendo de la religión de cada uno, los jugadores acuden antes del partido a realizar sus plegarias, rezos y demás', desvela el centrocampista.

Nada piadosa fue, en cambio, la situación vivida por Assunçao. En julio, tras fichar por el Atlético, el brasileño fue amenazado de muerte por algunos ultras portuenses. 'Yo estoy bastante tranquilo, pese a todo lo que ocurrió. Esto es fútbol y no tiene que pasar de ahí', opina el centrocampista, incómodo cuando habla de tan desagradable asunto.

'Claro que espero ser pitado. Ya me pasó en la ida y era el Calderón', asegura con un deje de tristeza. Sabe que, además de su marcha, no le perdonan una reciente frase. 'El Atlético tiene mejor equipo que el Oporto', opinó tras conocer el cruce de octavos. 'Me refería a que creo que vamos a pasar a cuartos. Ellos tienen un equipo muy fuerte, pero nosotros también y vamos con intención de ganar', explica.

Bien distinto es el caso de Maniche. O Motor pasó tres años inolvidables en el club de los dragones. 'Imagina los recuerdos que puedo tener de un club con el que lo gané todo: Ligas (2002-03 y 03-04), Champions (2004), UEFA (2003) y Copa (2003)', enumera orgulloso. 'Viví unos años increíbles, pero soy un profesional y ahora sólo miro por el Atlético. En el campo, se olvidan los sentimientos y vamos pensando en la victoria', advierte el portugués.

Al contrario que Assunçao, Maniche, si juega, espera ser bien recibido: 'Creo que la afición también guarda un buen recuerdo de mí. En el Calderón, escuché sus muestras de afecto y en Do Dragao, será parecido', augura convencido. 'El ambiente será similar al del Calderón. Si el Oporto sale enchufado, la grada los empujará. Por eso hay que intentar contrarrestar su salida y lograr que sus seguidores se enfríen', apunta el centrocampista.

'El Oporto es un equipo acostumbrado a ganar. Se ha llevado el campeonato los últimos seis años en Portugal e, independientemente de los jugadores, siempre tiene bloques muy compactos', asegura Seitaridis.

Es el tercer rojiblanco con pasado en Oporto y el único que no jugará seguro. Fuera de la convocatoria, el griego recuerda su pasado por Do Dragao: 'Guardo muy buenos recuerdos. El Oporto confió en mí tras la Eurocopa [torneo de 2004 en Portugal, donde Grecia se proclamó campeona] y pasé grandes momentos allí', rememora el lateral. Hoy, él y sus dos compañeros, desean vivir otra noche inolvidable.