Público
Público

El PNV exige al PSOE que sea claro con el Concierto

No negociará las cuentas sin un compromiso del Gobierno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El PNV no abrirá el libro amarillo de los Presupuestos hasta que no haya un compromiso socialista para sacar adelante las modificaciones legislativas que exige el blindaje del Concierto económico (el sistema tributario vasco). Ayer, su portavoz en el Congreso, Josu Erkoreka, dibujó en una rueda de prensa la principal línea roja que su grupo mantiene para entrar a discutir el contenido de las cuentas. El ultimátum fue claro: sin afrontar previamente el debate sobre el blindaje del Concierto no habrá ni siquiera negociación.

Acompañado de uno de los tres diputados autonómicos que defenderán en el Congreso la proposición de ley del Parlamento vasco, su compañero de filas Ricardo Gatzagaetxebarria, Erkoreka instó al PSOE a aclarar su postura. El portavoz recordó que, aunque el próximo 13 de octubre se votará la toma en consideración, desde su partido quieren pactar con los socialistas una 'resolución satisfactoria' que incluya todos los trámites posteriores.

Josu Erkoreka lamentó el 'triste espectáculo' que los dos grandes partidos están ofreciendo al desautorizar 'desde Madrid' a sus representantes en Euskadi. En este sentido, pidió a ambas direcciones nacionales que actúen en las Cortes de forma coherente con lo que votaron en la Cámara vasca, donde el proyecto logró la práctica unanimidad de los diputados.

Exigió, además, a Patxi López que actúe como lehendakari y haga suya la batalla iniciada por el PNV. '¿Qué está esperando para hacer un pronunciamiento claro y explícito a favor del blindaje?', se preguntó.

A su juicio, la forma más rápida de acabar con las acusaciones de 'patrimonialización' y 'chantaje' que PP y PSOE han lanzado contra el PNV es que hagan suya la misma propuesta que apoyaron en el Parlamento vasco.

Durante su intervención, el portavoz parlamentario del PNV trató de explicar las consecuencias de las reformas que propugna. El objetivo de la proposición es que la leyes tributarias vascas no puedan ser recurridas ante cualquier juzgado ni por cualquier persona o asociación que sienta vulnerados sus derechos, algo que ya ocurre con las normas fiscales del Gobierno y del resto de comunidades. 'No pedimos nada excepcional, ni una singularidad que nos afecte sólo a nosotros', puntualizó Erkoreka.

Aunque el PP ya ha anunciado su negativa a apoyar el blindaje, su consentimiento no es imprescindible. La reforma implicaría modificar las leyes orgánicas del Poder Judicial y del Tribunal Constitucional para que este sea el único órgano competente para juzgar los recursos contra las normas forales tributarias. Para ello necesita lograr la mayoría absoluta de la Cámara. Sus seis diputados más los 169 del PSOE les dejarían a un sólo voto de los 176 necesarios. En la Cámara Baja no faltan los grupos nacionalistas que no pondrían ningún reparo para dar ese empujón final.