Público
Público

La pobreza global sigue predominando en zonas rurales, según un informe

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La pobreza global sigue siendo un fenómeno que predomina en áreas rurales pese a los progresos de la última década, que han salvado a más de 350 millones de campesinos de la miseria extrema, según un informe divulgado en Londres por el Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola (IFAD, en inglés).

El citado documento, "Rural Poverty Report 2011", muestra que en los últimos diez años la tasa total de pobreza extrema registrada en áreas rurales de países desarrollados -personas que viven con menos de 1,25 dólares al día- disminuyó al pasar del 48% al 34%.

Sus autores también destacan un incremento alarmante en el número de personas extremadamente pobres de zonas rurales del África Subsahariana, aunque el porcentaje de individuos que vive con menos del equivalente de 1,25 dólares al día, cifrado en el 62%, cayó levemente desde que el IFAD divulgara su último informe en el 2001.

El documento también observó la persistencia de pobreza en áreas rurales en el subcontinente sur asiático, que alberga a la mitad de los 1.000 millones de personas afectadas por la miseria extrema que habitan áreas campestres del mundo.

La creciente volatilidad en los precios de los alimentos, los efectos del cambio climático o un abanico de limitaciones en los recursos naturales, entre otros factores, complicarán los esfuerzos futuros para reducir la pobreza en zonas no urbanas, según el informe.

Los profundos cambios experimentados en los mercados agrícolas están generando oportunidades prometedoras para los pequeños granjeros.

Con ellas se impulsará, de forma significativa, su productividad, necesaria para asegurarse de que hay comida suficiente para la población cada vez más urbanizada, y que, según estimaciones, podría alcanzar los 9.000 millones de personas antes del 2050.

De igual manera, el informe señala que continúa existiendo "una necesidad urgente de invertir más y mejor en agricultura y en las áreas rurales".

Según indica Kanayo F.Nwanze, presidente del IFAD, es necesario "crear y posibilitar un entorno para las mujeres y hombres de áreas rurales para que superen los riesgos y desafíos a los que se enfrentan mientras trabajan para lograr que sus granjas y otros negocios tengan éxito".

Además del declive general de la pobreza extrema en el campo en países desarrollados, el informe apunta a otros progresos significativos llevados a cabo en la pasada década, como la caída en el índice general de pobreza de 2 dólares al día en áreas rurales, del 79 al 61%.

También se observó que en ese periodo de tiempo contemplado, en zonas rurales del este asiático -de forma primordial en China- bajó el número de personas extremadamente pobres en unos dos tercios, al pasar de 365 millones a 117 millones, al igual que la tasa de pobreza extrema, que cayó del 44% al 15%.

El documento señala progresos hechos en otras regiones, como la caída del índice de extrema pobreza en zonas rurales en más de la mitad de América Latina y en casi la mitad en Oriente Medio y el norte de África.

Por contra, como desafíos pendientes apunta que la pobreza rural continúa siendo un fenómeno de enormes dimensiones en muchos lugares del mundo desarrollado, y de forma particular en el África subsahariana y el Sur de Asia.

"Los bajos niveles de inversión en agricultura, infraestructura débil en zonas rurales, producción inadecuada y servicios financieros, y una base de recursos naturales en deterioro -de forma particular la tierra y el agua y la creciente competición por su empleo- están creando un entorno que hace que sea demasiado arriesgado y poco ventajoso para la mayoría de los pequeños granjeros del mundo desarrollado participar en los mercados agrícolas".

A este respecto, Ed Heinemann, del IFAD, responsable principal del informe, advierte que "el mundo en el que vive la gente del campo está cambiando de forma muy rápida y está originando un abanico de nuevas oportunidades".