Público
Público

La pobreza y la raza, los principales motivos de discriminación en España

La pobreza y la raza son las principales causas de discriminación en España, según la mitad de los españoles consultados por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) en su último barómetro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La pobreza y la raza son las principales causas de discriminación en España, según la mitad de los españoles consultados por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) en su último barómetro.

Así, el 54,3% de los 2.500 encuestados sostiene que este tipo de trato se produce con mucha o bastante frecuencia cuando la persona no pertenece a la raza del grupo mayoritario del país.

El tener pocos recursos económicos también genera estas conductas detestables, en opinión del 49% de los españoles.

Casi cuatro de cada diez encuestados afirma que la discriminación también existe por motivo de orientación sexual, una opinión que no comparte el 54 por ciento.

La mayoría (62%) opina que la religión o las creencias no son motivo de trato desfavorable en España, frente a un 31% que dice lo contrario.

A juicio del 38,5% de los consultados, el aspecto físico sí da lugar a actitudes discriminatorias y un 56% piensa que no.

En el ámbito laboral, prácticamente ningún español (87%) se ha sentido discriminado por su origen étnico, orientación sexual, edad, religión, aspecto físico, sexo o pobreza.

Un porcentaje aún mayor -el 95,9%- ofrece la misma respuesta a la pregunta anterior, pero esta vez en el escenario de su barrio o vecindario.

La discriminación tampoco es sentida por la mayoría (92,5%) cuando utilizan un servicio público (transporte, sanidad, educación, justicia, policía...) o privado (acceder a bares, alquilar una vivienda...)

En el caso de toparse con una situación de discriminación, la mayoría (59%) reconoce que no sabría cómo defender sus derechos, frente a un 37% que dice conocer sus derechos como víctima.

Los encuestados dividen su opinión a partes casi iguales cuando evalúan el poco o mucho esfuerzo del país en erradicar estas detestables conductas.

 

Así, el 40,1% sostiene que España dedica bastante o mucho esfuerzo en la lucha contra la discriminación, frente al 40,5% que se inclina por lo contrario.

También existe una mayoría a favor de adoptar medidas concretas para fomentar la contratación de mayores de 50 años, de menores de 30 años y de mujeres (entre el 92% y el 96%).

Este porcentaje desciende hasta el 73% por cuando el sujeto es una persona de origen étnico o racial distinto al de la mayoría.

En cuanto a la situación de las mujeres en España, más de la mitad (52,3%) opina que las desigualdades son muy grandes, frente a un 34,7% que la considera pequeñas y un optimista 9% que piensa que son inexistentes.

Dentro de este ámbito, seis de cada diez consultados sostienen que la situación entre sexos ha mejorado en los últimos cinco años, cerca de un 28 por ciento dice que se mantiene igual y un seis por ciento opina que incluso han crecido.

Lo que sí tiene claro el 70% de los consultados es que los salarios de las mujeres son peores en comparación a los de los hombres, la misma proporción que opina que ellas siguen perdiendo en el reparto de las tareas domésticas.

Aproximadamente la mitad de los españoles cree iguales para ambos sexos las oportunidades para encontrar un trabajo, la presencia en los puestos de responsabilidad política y la estabilidad en el empleo.