Público
Público

"El Pocero" dice que Quiñón es sólo el inicio de lo que va hacer, una gran ciudad en Madrid

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El constructor Francisco Hernando "El Pocero" dijo que la macrourbanización de El Quiñón, en Seseña (Toledo), que inauguró con una gran fiesta, es sólo el principio "para lo que tengo pensado hacer, una gran ciudad", con un millón de viviendas y que estará en Madrid.

Hernando llegó al Residencial Francisco Hernando, donde se preparó una gran fiesta para unas 6.000 personas, sobre las 20:04 horas, acompañado de su esposa y su madre y posó con algunos de los nuevos habitantes de esta macrourbanización -construida sobre 1,8 millones de metros cuadrados de terreno rústico recalificado y que cuando esté finalizada tendrá 13.508 viviendas-, que le agradecían poder haber comprado un piso "barato.

A Hernando le fue entregada una placa de reconocimiento por parte de un vecino y de Lluvia Villar, que ha sido la portavoz de los futuros inquilinos de esta urbanización, cuya tramitación inicial IU denunció ante la Fiscalía Anticorrupción por presunto trato de favor.

Villar llegó a solicitar para el promotor no sólo la medalla de plata de mérito al Trabajo que le otorgó el Gobierno del PP, sino la de oro, y los dos vecinos que precedieron a Hernando en su intervención destacaron las calidades de lujo que les ha puesto el constructor sin cobrarles más.

Lluvia Villar llegó a calificar a esta urbanización, con grandes lagos que fueron motivo de polémica en un municipio que ha venido sufriendo cortes de agua, de "paraíso en la meseta castellana".

Hernando, tras recoger la placa de reconocimiento, dijo que "lo hemos pasado muy mal" porque "no sólo se han metido conmigo" y recordó que se ha tirado un año "con cuatro periódicos metiéndose conmigo" y que decían que "ésto era una estafa y que no lo iba a terminar".

Señaló que ya se han entregado 2.500 viviendas del residencial que lleva su nombre y que en el nuevo año podrán ser entregadas otras 2.500" y anunció que "seguiré trabajando para que ésto sea una ciudad".

Hernando dio las gracias a las autoridades de Castilla-La Mancha, "que se han fiado de mí siempre", así como a las cajas y bancos, "que han estado siempre conmigo y no me han fallado nunca".

En este sentido, añadió que presidentes de entidades financieras "me han llamado y me han dicho que siga para adelante, que estamos contigo".

Posteriormente, Hernando tuvo un encuentro con los medios de comunicación en el que mostró su satisfacción por el séptimo barrio que ha construido y decía que desconocía lo que había costado la fiesta, con actuaciones de Falete y Andy Lucas, dos escenarios, carpas donde se servía comida y bebida en un ágape preparado para unos 6.000 asistentes.

"No sé lo que ha costado", dijo Hernando, que explicaba que "en estos casos el dinero no tiene la más mínima importancia" porque "es uno de los días más felices de mi vida" pues "he hecho una gran ciudad".

Respecto a la ausencia de políticos en el acto, entre ellos el alcalde de Seseña, Manuel Fuentes, que denunció la tramitación de la macrourbanización en la Fiscalía Anticorrupción y contra el que tiene presentadas nueve querellas, afirmó que no ha hecho este residencial "para los políticos, lo he hecho para el pueblo".

Paco "El Pocero", que debe su apodo a una de las primeras profesiones que ejerció cuando intentaba salir de la penuria en Madrid, explicó que su proyecto ahora es hacer un millón de viviendas en Madrid, aunque eludió especificar el lugar "por la competencia".

Hernando, al ser preguntado por los accesos y el suministro de agua a su urbanización, respondió que eso corresponde a un plan especial de infraestructuras, que la administración tiene que hacer y él paga.

Pese a su enfrentamiento con el alcalde de Seseña, contra el que dijo ha presentado nueve querellas que han sido admitidas, manifestó que tiene previsto hacer muchas cosas en el pueblo, si le dan las licencias, y señaló que hace tres años no había "ni alcantarillado ni nada en el pueblo".

"Tengo muchas cosas que hacer", entre las que Hernando citó un polígono "para que la gente no se vaya de aquí" y muchas otras cosas que son necesarias, como traer un Corte Inglés.

Reconoció que tiene 3.000 pisos sin vender, aunque dijo que no tiene prisa "porque Paco Hernando no se va a arruinar", 3.000 vendidos y le quedan todavía 6.000 por construir en El Quiñón.

También dijo que hasta que surgió la polémica con su urbanización venía vendiendo entre 300 y 200 pisos al mes y afirmó que ha pedido 1.200 viviendas más de edificabilidad.

Con relación a la denuncia que IU presentó en la Fiscalía Anticorrupción, manifestó que "a día de hoy a mí no me han llamado para declarar", mientras que, sin embargo, a él le han admitido todas las querellas que ha presentado contra el alcalde, que dijo son un total de nueve, y añadió que hay dos juicios abiertos.

Hernando, que celebró la fiesta de inauguración en el Parque Audena, nombre de su mujer y su hija, y en cuya urbanización varias calles llevan el nombre de familiares, descartó que el alcalde pueda cambiar esos nombres hasta que él entregue la urbanización, porque ahora es privada, y aseguró que la estatua de sus padres que ha puesto "no se va a quitar nunca".

Francisco Hernando, que en su intervención dio las gracias a las autoridades de Castilla-La Mancha, dijo que El Quiñón "no se siente abandonado por Castilla-La Mancha" y retó a que digan dónde antes de que haya vecinos se hace un instituto.

Respecto a su proyecto de un millón de viviendas en Madrid, afirmó que "Madrid es grande y queda mucho suelo" y, preguntado por los problemas que le puede suponer que sea concejala de Urbanismo, Pilar Martínez López, ex alcaldesa de Villaviciosa de Odón, con quien tuvo problemas en el pasado, manifestó que "ella no es quien por mucha concejala que sea, es una política más" y añadió que "ya le gustaría a Gallardón tenerme construyendo allí".

El "Pocero" concluyó su comparecencia diciendo que "Hernando no está sólo" porque hay muchas familias que le apoyan y, respecto a la sentencia que le ha condenado por fraude fiscal dijo que hace veinte años le hicieron una mala liquidación de IVA y de Impuesto de Sociedades, pero el importe de la multa se pagó y la sentencia está recurrida, por lo que "puedo decir que a la cárcel no voy a ir".