Público
Público

Podolski espera que una mala temporada termine con una fiesta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Lukas Podolski podría ser perdonado por querer olvidar esta temporada. El delantero alemán, a quien no le gusta otra cosa que no sea brillar en grandes escenarios, ha tenido una desastrosa temporada en su regreso al Colonia tras haber sido traspasado desde el Bayern de Múnich, anotando sólo dos goles, mientras que su equipo se ha salvado del descenso por poco.

Se suponía las cosas iban a ser muy diferentes. Podolski regresó con sus adorados seguidores del Colonia el verano pasado tras una etapa infeliz de tres años en Múnich con la esperanza de transformarse en el líder del equipo de Baviera.

Pero la contribución del jugador de 24 años, perdido en la jungla del centro del campo del Colonia, apenas fue más allá de un papel secundario, mucho menor de lo esperado. Sus tres temporadas en el Bayern dejaron al delantero frustrado y a menudo fue relegado al banquillo de suplentes.

Su desilusión se trasladó a la selección nacional, cuando abofeteó al capitán Michael Ballack durante un partido de la eliminatoria para la Copa del Mundo el año pasado contra Gales tras una discusión verbal en el campo.

Sin embargo, el rápido Podolski, quien posee una de las zurdas más letales del fútbol, no ha dejado de anotar para Alemania y el seleccionador Joachim Löw sigue confiando en él. Su prolífico promedio de 37 tantos en 70 presencias debería servir de advertencia para los rivales de Alemania en el Grupo D: Ghana, Australia y Serbia.

Desde que fue convocado por primera vez en 2004, se ha transformado en un jugador irreemplazable en el equipo. Fue elegido mejor jugador joven en la Copa del Mundo 2006 en Alemania y jugó un papel estelar en su camino a la final de la Eurocopa 2008, en la que su selección cayó con España por 1-0.