Público
Público

Polémica por el grito "muerte al Borbón" de un diputado de ERC

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El diputado de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) Joan Tardà provocó el domingo una polémica política al trascender el grito de "muerte al Borbón!" que profirió el sábado por la noche en un acto de las juventudes de su partido contra la Constitución.

Los presidentes de las dos cámaras del Congreso de los Diputados, José Bono y Javier Rojo, criticaron las palabras del parlamentario nacionalista catalán, que también dijo que el Tribunal Constitucional era "un órgano corrupto", en un acto con motivo del 30 aniversario de la Carta Magna.

la Guerra de Sucesión y la rendición de Barcelona a las tropas de Felipe V en 1714 - con el que pretendía criticar a la monarquía como institución, y que no iba dirigido a ninguna persona física.

"Jamás he deseado la muerte de nadie. Mi larga experiencia política, siempre en el marco de los valores democráticos y de progreso, así lo avala", dijo Tardá en un comunicado, donde criticó que los medios de comunicación habían sacado de contexto su grito.

José Bono dijo que no creía que las palabras de Tardá las pensase realmente, sino que era un exabrupto que se le debió escapar.

"Creo que es una persona muy emotiva, muy primaria (...) Sinceramente tengo la impresión de que no es algo que él sienta o piense", dijo Bono, que sin embargo sí se mostró preocupado por la crítica vertida contra el Tribunal Constitucional.

El presidente del Senado Javier Rojo se mostró menos comprensivo con el parlamentario catalán y dijo que su grito era inaceptable y una muestra de irresponsabilidad.

"No puedes tener en un momento una euforia porque ves un pabellón lleno y a partir de ahí pensar que eso no tiene consecuencias. Porque tienes una representación, te están pagando por eso además, y tienes que tener una representación mas allá de lo que es tu partido (...) y, por tanto, yo creo que esto es inaceptable", dijo Rojo.

El secretario general del Grupo Popular en el Congreso, José Luis Ayllón, dijo que las declaraciones de Tardá estaban fuera de lugar y le instó a abandonar su escaño en un Congreso respaldado por una Constitución que reconoce una monarquía parlamentaria.

"Un diputado no puede hacer ese tipo de declaraciones y si lo hace debe dejar de ser inmediatamente diputado de esta Cámara", dijo Ayllón.