Público
Público

Polémica en Reino Unido por la separación de los restos del cardenal Newman de los de su compañero

Algunos activistas del movimiento gay acusan a la Iglesia de Roma de intentar ocultar las verdaderas tendencias sexuales del cardenal mientras que la Iglesia afirma que es sólo un paso más del "viaje hacia la canonización&quot

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La proyectada separación de los restos mortales del cardenal británico John Henry Newman (1801-1891) de los de otro sacerdote y fiel compañero, junto al cual quiso yacer para siempre, ha suscitado una fuerte polémica en el Reino Unido por las acusaciones del movimiento gay a la supuesta homofobia vaticana.

Algunos activistas de ese movimiento acusan a la Iglesia de Roma de intentar ocultar las verdaderas tendencias sexuales del cardenal al ordenar la exhumación del cadáver y su traslado a otro sarcófago, como parte del futuro proceso de beatificación.

Newman, que fundó el oratorio de Birmingham en 1848, está enterrado en un pequeño cementerio en la localidad de Rednal, en el condado de Worcestershire (centro de Inglaterra), junto al que fue su amigo íntimo, el padre Ambrose St John.

Poco antes de morir, el cardenal escribió las siguientes palabras: 'Deseo de todo corazón ser enterrado en la tumba del padre Ambrose St John. Es mi última e imperativa voluntad'.

Ambos hombres de iglesia comparten una tumba con una leyenda en latín cuya traducción reza así: 'Desde las sombras y las apariencias a la verdad'.

Algunos activistas homosexuales han querido ver el equivalente del moderno 'salir del armario'.

Según el padre Paul Chavasse, preboste del oratorio de Birmingham, el traslado de los restos ha sido solicitado por el Vaticano, que investiga actualmente dos supuestas curaciones milagrosas en Estados Unidos.

La exhumación prevista de los restos será, según ha explicado Chavasse, un acontecimiento privado, aunque su traslado a un nuevo sarcófago será una ceremonia pública.

Se cree que el papa Benedicto XVI decretará a finales de año la beatificación del cardenal y que la ceremonia correspondiente se celebrará en Roma la próxima primavera.

El Ministerio británico de Justicia ha autorizado mientras tanto la exhumación de los restos, que serían trasladados a un sarcófago situado frente al altar de Todos los Santos en el citado oratorio.

Esos planes vaticanos han indignado al conocido activista de los derechos de los homosexuales Peter Tatchell, quien, en declaraciones al diario The Independent, acusó recientemente al Vaticano de 'robo de cadáver y de profanación'.

Según Tatchell, tal decisión 'viola el reiterado deseo de Newman de ser enterrado para la eternidad junto a su compañero de toda la vida Ambrose St John'.

'Llevan juntos más de cien años y el Vaticano quiere perturbar esa paz para encubrir el hecho de que el cardenal Newman amaba a un hombre. Es una traición vergonzosa e indecorosa de Newman por parte de una Iglesia Católica que odia a los gays'.

Según un sondeo organizado por la publicación católica The Church Times, una mayoría de los fieles de la Iglesia Anglicana, a la que perteneció Newman antes de su conversión al catolicismo en 1845, se opone a la separación de los restos de ambos.

Los representantes de la Iglesia Católica califican, sin embargo, de absurdos los planteamientos de Tatchell.

Así, Austen Ivereigh, ex asesor del cardenal primado de Inglaterra y Gales Corman-Murphy O'Connor, declaró a la BBC que la exhumación del cadáver es simplemente parte del 'viaje hacia la canonización'.

Se trata de llevar sus restos a una ciudad, como Birmingham, que permita a los peregrinos 'venerar al futuro santo', afirmó.