Público
Público

El polémico bombardeo en Kunduz tuvo como fin liquidar a líderes insurgentes talibán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El polémico bombardeo ordenado por fuerzas alemanas en la región afgana de Kunduz el 4 de setiembre pasado, que causó al menos 142 víctimas, muchas de ellas civiles, tuvo con fin prioritario liquidar a un grupo de insurgentes talibán y sus líderes.

El rotativo "Leipziger Volkszeitung" (LVZ) revela hoy que la Cancillería Federal había exigido anteriormente una actuación mas dura por parte del "Bundeswehr", el ejército federal, contra los talibán, con una estrategia que contemplaba la liquidación de sus cabecillas.

Añade que esa estrategia había sido decidida por la Cancillería Federal, la cúpula del ministerio de Defensa y el coordinador de los servicios secretos germanos, en coordinación con la Agencia Central de Inteligencia (CIS) estadounidense.

También el diario "Süddeutsche Zeitung" y la edición digital del semanario "Der Spiegel" afirman hoy que el bombardeo de dos camiones cisterna cargados de combustible que habían sido secuestrados por insurgentes no tuvo como objetivo los vehículos, sino el grupo de guerrilleros talibán y sus líderes.

"Quería atacar a la gente, no los vehículos", cita el diario el informe secreto elaborado por la fuerza multinacional en Afganistán ISAF a la hora de valorar la actuación del coronel alemán Georg Klein, el militar que ordenó ejecutar el bombardeo.

Estas nuevas revelaciones contradicen la versión oficial de las autoridades alemanas, que hasta ahora habían asegurado que el bombardeo tuvo como objetivo evitar que los dos camiones fuesen utilizados como bombas rodantes contra las fuerzas alemanas en la región.

El informe secreto de la ISAF destaca que entre 60 y 80 insurgentes talibán se acercaron a los camiones cuando estos embarrancaron en el curso del río Kunduz, pese a que habían sido advertidos del peligro de ser atacados por fuerzas occidentales.

El diario de Munich y la revista señalan que el propio coronel Klein escribió en un informe personal sobre lo sucedido, también secreto, que su objetivo fue "eliminar" a los talibán.

A su regreso esta noche de una visita de un día a Kunduz, el nuevo ministro alemán de Defensa, Karl Theodor zu Guttemberg, no quiso comentar las nuevas informaciones reveladas por los tres medios.

"Todo eso sucedió antes de que yo fuera ministro de Defensa, por lo que no es de mi responsabilidad. Todo será tratado por la comisión investigadora (del parlamento). Creo que ese es el camino correcto", fue el único comentario del ministro a la prensa.

Varios políticos de los distintos partidos con representación parlamentaria que acompañaron a Guttemberg a Kunduz aseguraron por su parte que la comisión investigadora citará a declarar a la canciller alemana, Angela Merkel, y los ministros responsables en aquellas fechas.

"Si resulta ser mentira todo lo que nos han contado hasta ahora, habrá sin duda consecuencias", declaró el diputado verde Omid Nouripour, quien dio a entender que la reciente dimisión del entonces ministro de Defensa y posteriormente titular de Trabajo, Franz Josef Jung, no será la última.