Público
Público

La Policía abandona el domicilio de la familia Ruiz-Mateos tras 15 horas de registro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Efectivos de la Policía Nacional han abandonado a la una de la madrugada de este jueves el domicilio de la familia Ruiz-Mateos en la calle Alondra situada en una urbanización de lujo de Somosaguas (Pozuelo de Alarcón) tras 15 horas de registro por orden del juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz.

El registro en el domicilio familiar ordenado en el marco de la pieza secreta del proceso Nueva Rumasa, lo ha realizado desde las diez de la mañana del miércoles un equipo formado por una quincena de policías, quienes pasados pocos minutos de la una de la madrugada de este jueves han introducido en dos coches varias cajas y bolsas que contenían diversa documentación incautada en el inmueble.

Poco antes, sobre las 00.45 horas de hoy jueves han intentado acceder a la vivienda dos de los hijos de José María Ruiz-Mateos, a quienes las fuerzas de seguridad no les ha permitido el acceso en esos instantes al coincidir con el momento en el que la Policía procedía a la retirada de la documentación incautada.

Mientras, en el interior del inmueble permanecían José María Ruiz-Mateos, su hijo Zoilo y la mujer de éste, que a media tarde había accedido al inmueble.

A pocos metros y en la calle Ciervo de la misma urbanización otro equipo de policías nacionales también ha efectuado otro registro en un chalé de la familia, que según distintas fuentes ha sido utilizado como oficina.

Pese al movimiento policial que el registro ha supuesto, han sido escasos los curiosos que se han acercado a las inmediaciones, a excepción de los trabajadores de mantenimiento de la urbanización y algunos vecinos que salían a pasear por la zona.

En esta urbanización la superficie media de las parcelas es de 2,4 hectáreas, por lo que se produce una gran dispersión de los vecinos, así como la total ausencia de comercios, bares o restaurantes en las inmediaciones.

Durante todo el día miembros de la Policía han estado entrando y saliendo del domicilio del clan de los Ruiz-Mateos en busca de cualquier indicio que pueda revelar el destino del dinero que 4.110 inversores confiaron a las empresas de Nueva Rumasa que ofrecían pagarés con remuneraciones de entre el 8 y el 12 %.

En concreto, los Ruiz-Mateos captaron a 4.110 inversores quienes invirtieron en pagarés de Nueva Rumasa -a través de las 13 emisiones conocidas hasta ahora- más de 337,37 millones de euros, y de los que a día de hoy aún faltan por pagar más de 289,11 millones (el 75 % de lo captado, contabilizado el principal más los intereses).

Contra la familia Ruiz-Mateos (los padres, seis de sus hijos y uno de sus primos) pesa una querella presentada ante la Audiencia Nacional por más de 300 inversores en pagarés de las empresas de Nueva Rumasa por presuntos delitos de estafa e insolvencia punible, entre otros.

Durante el transcurso del registro se ha conocido que el juez Pablo Ruz ha admitido a trámite la querella presentada por el que fuera el abogado de la familia durante más de 27 años, Joaquín Yvancos, que se dirige contra el nuevo propietario de Nueva Rumasa, Ángel de Cabo, sus colaboradores Iván Losada y Fernando Lavernia, así como contra una de las hijas de Ruiz-Mateos y su marido.

Durante toda la mañana y parte de la tarde, los perros de la unidad canina policial desplazada al domicilio familiar han estado buscando indicios y pruebas en la finca de 2,4 hectáreas.

El registro se produce un día después de que el patriarca de la familia José María Ruiz-Mateos, realizara ante los medios de comunicación declaraciones desafiantes hacia la justicia y los jueces en los juzgados de Palma de Mallorca, donde se le retiró el pasaporte tras acudir a declarar como imputado por una presunta estafa en la venta de un hotel.

Durante el transcurso del registro de la vivienda la Policía Nacional ha requerido la presencia de un empleado de mantenimiento de la finca para que procediera a la apertura de unas instalaciones en el jardín de la casa.

A última hora de la tarde, un empleado de Correos ha entrado en el domicilio para entregar distinta documentación.