Publicado: 31.01.2014 13:30 |Actualizado: 31.01.2014 13:30

La Policía carga contra los vecinos que trataban de impedir el desahucio de un enfermo cronico en Lavapiés

Antonio, de 54 años, fue desalojado este mediodía de su vivienda. La Policía Municipal de Madrid ha detenido a cuatro personas, entre ellas un fotógrafo de una agencia de prensa internacional

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

A primera hora de la mañana un grupo de personas se ha reunido en el madrileño barrio de Lavapiés para intentar evitar el desahucio de Antonio, un hombre de 54 años que padece una enfermedad crónica.  A pesar de los intentos de los vecinos y de la Asamblea de la Vivienda Centro, la Policía Municipal ha entrado en el domicilio donde ha detenido a cuatro personas por desobediencia y resistencia a la autoridad, según informan fuentes judiciales.

Varias dotaciones de las Unidades Centrales de Seguridad (UCES) de la Policía Municipal de Madrid llegaron a la vivienda para ejecutar el desalojo y encontraron en su interior a Antonio junto a dos fotoperiodistas: Andrés Kudaki, de la agencia Associated Press, y Rodrigo García, freelance. Según el relato de la PAH, los agentes arrestaron a los reporteros gráficos cuando se negaron a abandonar el piso, y aproximadamente una hora después llegó a la vivienda una mediadora de la PAH que también fue arrestada.

Tras estos hechos, varios vecinos y activistas se han concentrado en los alrededores de la vivienda, donde la Policía Municipal ha comenzado a cargar "contra los vecinos, vestidos de antidisturbios, con porras y cascos", asegura Jorge García, concejal de IU en el Ayuntamiento de Madrid, quien ha explicado a Público que "la concentración se ha realizado de manera pacífica pero ellos han detenido a una compañera de la Asamblea".

Ha sido trasladada a la comisaría de Leganitos, destino de otras dos personas más según Europa Press. A las dependencias policiales se ha desplazado también una treintena de vecinos y activistas. Los cuatro arrestados han sido puestas en libertad, sobre las 20.00 horas, con cargos -desacato y desobediencia a la autoridad- después de que la Policía Nacional les tomase declaración esta tarde.

"Antonio vivía de alquiler y tras el desalojo se queda en la calle", comenta a este diario por teléfono Marina Morales, otra de las personas que acudió a Lavapiés para impedir el desahucio. Según ella "la Policía se ha llevado a Antonio esposado en calcetines, porque se negaba a salir".  Se trata de la segunda vez que recibe una orden de desahucio, hace un mes el juzgado admitió el recurso que interpuso pidiendo un aplazamiento hasta encontrar una alternativa para alojarse.