Público
Público

La policía china afirma que los independentistas tibetanos planean ataques suicidas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La policía china afirmó hoy que el "próximo plan" de las "fuerzas independentistas del Tíbet" es organizar comandos suicidas con los que perpetrar ataques violentos.

"Por lo que sabemos, el próximo plan de las fuerzas de 'Independencia del Tíbet' es organizar comandos suicidas para lanzar ataques violentos. Aseguran que no temen ni el derramamiento de sangre ni el suicidio", explicó en conferencia de prensa el portavoz del Ministerio de Seguridad Pública, Yu Heping.

Yu, quien volvió a acusar a la "camarilla" del Dalai Lama de los disturbios registrados del pasado 14 de marzo en el Tíbet, anunció la detención de dos jóvenes tibetanos de 27 años relacionados con los incendios que arrasaron las tiendas de ropa Hongyu y Playboy, y que según las autoridades chinas dejaron dos muertos.

El portavoz añadió que ambos sospechosos han confesado sus crímenes y haber participado en las palizas, saqueos e incendios registrados en lo que el gobierno chino ha pasado a denominar el "incidente del 14 de marzo".

Asimismo, en un comunicado, cargó contra el "Movimiento por el Alzamiento del Pueblo Tibetano" y siete asociaciones independentistas tibetanas que buscan, a juicio de Pekín, "romper la estabilidad y unidad chinas" y "presionar al gobierno con ocasión de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008".

Hoy mismo, en la habitual rueda de prensa del Ministerio de Asuntos Exteriores, la portavoz Jiang Yu justificó el cierre de la región tibetana a periodistas extranjeros y turistas tras el estallido de los disturbios.

"Antes de los incidentes Lhasa era un lugar abierto al que podían entrar los turistas y periodistas si hacían los procedimientos necesarios", aseguró Jiang.

"Sin embargo, debido a los disturbios violentos, se tuvieron que tomar medidas que son legítimas y cumplen la ley", apostilló.

Además, la portavoz de la cancillería china criticó una carta escrita por el Dalai Lama y dirigida a Pekín, en favor del diálogo y las manifestaciones pacíficas.

Jiang aseguró que el líder espiritual tibetano "ha distorsionado la historia durante medio siglo minando la estabilidad de China" y tachó de "hipócrita" la misiva.

Según la versión de Pekín, los disturbios del 14 de marzo en la capital tibetana causaron 19 muertos, entre ellos un policía, mientras que hubo 623 heridos en más de 300 incendios y ataques con palos y piedras protagonizados por los autores de la protesta.