Público
Público

La policía china mató a doce "agitadores" en Urumqi, según gobernador

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La policía china disparó y mató a doce "agitadores" el pasado 5 de julio en los disturbios étnicos ocurridos en Urumqi, capital de la región de Xinjiang y situada en el noroeste de China, informó el gobernador regional de dicho lugar en unas declaraciones recogidas por la agencia Xinhua.

Según el gobernador, Nur Bekri, los policías dispararon contra los manifestantes, de los que no detalló su etnia, después de que los tiros efectuados al aire no surgiesen efecto.

De los doce, tres fallecieron en el acto, mientras que los otros nueve murieron después de ser atendidos sin éxito, apuntó Nur.

Las autoridades locales de Urumqi aumentaron recientemente a 192 la cifra de muertos en los disturbios étnicos y según la prensa oficial, la mayoría de los fallecidos eran chinos de la etnia han (mayoritarios en el país).

Los incidentes, calificados por Pekín como las peores revueltas en China desde 1949, causaron además 1.600 heridos y más de 1.400 uigures fueron detenidos.

El 5 de julio, una manifestación de uigures musulmanes pidiendo en Urumqi que se investigara un linchamiento de miembros de su etnia en Cantón (sur de China) degeneró los disturbios.

Según el Gobierno chino, uigures violentos atacaron de forma "cruel e inhumana" a chinos han, produciendo una masacre, pero los uigures acusan a las autoridades chinas de abrir fuego en unas protestas pacíficas.

Por otro lado, el gobernador aseguró que la situación cada vez es más estable y muy pronto los ciudadanos podrán hacer uso de Internet.

"Durante los disturbios, Internet y los mensajes de texto a través de los teléfonos móviles se convirtieron en los principales medios de comunicación de los agitadores y el Gobierno tuvo que cortar las líneas para restablecer el orden", sentenció Nur.

Reporteros Sin Fronteras (RSF) denunció que esta medida forma parte de la censura china, tomada "para impedir la libre circulación de la información, lo que supone una seria violación al derecho de libertad de expresión".