Publicado: 18.02.2014 20:24 |Actualizado: 18.02.2014 20:24

La Policía cumple el ultimátum y asalta el campamento de Kiev

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El plazo que dio el Gobierno ucraniano para abandonar la plaza Maidan, epicentro de las protestas de los opositores en Kiev, terminó a las 20.00 hora loca, 19.00 en España, y el Ejecutivo cumplió su advertencia.

Los efectivos antidisturbios de la Berkut han comenzado el desalojo de los manifestantes después de los duros enfrentamietos de esta mañana que han dejado un saldo de 14 muertos, entre ellos seis agentes por disparos de arma de fuego, y más de 200 heridos.

Para el asalto, los efectivos policiales ha usado tres camiones de agua a presión mientras los agentes derribaban las barricadas construidas por los manifestantes.

Los ánimos están aún más caldeados que esta mañana tras conocerse la cifra de muertos. La violencia es exacerbada y a la ofensiva policial se ha respondido dede la plaza con fuego, piedras y petardos, según los medios locales.

Todo hace pensar que la noche va a ser larga en Kiev. Algún partido opositor ha llamado a responder a la actuación policial con armas de fuego.

La Berkut atacó la plaza desde dos frentes:Varios columnas avanzaron hacia la histórica plaza desde la Plaza de Europa y la calle Institútskaya, que conduce a la Rada Suprema (parlamento).

La megafonía policial instaba al desalojo pacífico de la plaza, donde los manifestantes se resisten acampados desde el pasado 21 de noviembre. Se hacía un llamamiento a las mujeres y a los niños para que abandonaran Maidán, como ya hizo antes el dirigente opositor Vitali Klitschkó, en previsión de una dispersión violenta de la plaza.

Como parapeto y para frenar el avance de la policía, los manifestantes han formado una gran muralla de fuego tras incendiar varias tiendas de campaña y miles de personas resisten  en el corazón del Maidán, cantado el himno nacional, mientras hacen ondear banderas del país y corean el "Gloria a Ucrania".

Los líderes opositores han hecho un llamamiento al presidente ucraniano, Víktor Yanukóvich, para que ordene el repliegue de la policía y renuncie a la dispersión violenta del Maidán.

"Ordene el repliegue de la policía. Llamo a Víktor Yanukóvich a declarar una tregua hasta la mañana, entonces estaremos dispuestos a acudir a las conversaciones", proclamó Arseni Yatseniuk, dirigente del principal partido opositor (Batkivschina).

El presidente de la Rada Suprema (Legislativo), Vladímir Ribak, anunció que el presidente se reuniría mañana miércoles, en torno a las 11:00 hora local, con los líderes de la oposición.

Las autoridades canadienses ha asegurado que varios manifestantes ha entrado en su embajada en Kiev "para escapar la violencia del Gobierno" y que esperan que puedan abandonar la legación diplomática sin ser perseguidos.

"Esperamos que puedan abandonar la embajada de forma segura, sin intimidación, arrestos o más acoso" El director de comunicaciones del ministro de Asuntos Exteriores de Canadá, Rick Roth, señaló en su cuenta de Twitter que los manifestantes refugiados en la embajada "son pacíficos y no han causado ningún daño al edificio o al personal".

"Esperamos que esos individuos puedan abandonar la embajada de forma segura, sin intimidación, arrestos o más acoso", añadió Roth.

"Yanukóvich se ha convertido en un presidente sangriento" El dirigente opositor ucraniano Vitali Klitschkó ha hecho un llamamiento a los países democráticos a que intervengan en Ucrania para frenar esta violenta confrontación.

"El Gobierno orquestó intencionadamente provocaciones para dispersar por la fuerza y con sangre las protestas del Maidán y a los activistas. (Víktor) Yanukóvich se ha convertido en un presidente sangriento", aseguró el opositor en una declaración recogida por la página web de su partido, UDAR (Golpe).

Klitschkó hizo estas afirmaciones cuando la policía ha comenzaba a desalojar la plaza de la Independencia de Kiev, conocida también como Maidán, bastión de las protestas antigubernamentales desde hace casi tres meses, y en la que se concentran varios miles de manifestantes.