Público
Público

La Policía detendrá a todo el que conserve el vídeo sexual de las menores difundido por redes sociales

La Brigada de Investigación Tecnológica asegura que es "muy fácil" seguir el rastro que la aplicación 'Whatsapp' deja en los teléfonos móviles

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El agente de la Brigada de Investigación Tecnológica, Julián Millán, ha asegurado que se detendrá a todo el que conserve o haya distribuido el vídeo de contenido sexual en el que aparece una menor de tres años y que fue grabado por otra menor de trece años. Además, el policía responsable de la investigación que ha llevado a la detención de seis menores por la distribución de un vídeo de pornografía infantil ha señalado, en declaraciones a Onda Cero, que es 'muy fácil' seguir el rastro que la aplicación 'Whatsapp' deja en los teléfonos móviles, aunque ha reconocido que la magnitud de la operación dificulta la coordinación de la investigación. 'Estamos hablando prácticamente de toda España y es muy difícil coordinar a todos los compañeros para que se siga el vídeo en las distintas localidades', ha explicado.

Por otra parte, ha indicado que, independientemente de que pudiera tratarse de una broma realizada de forma inconsciente, se trata de un acto 'muy grave' y 'de muy mal gusto' y ha señalado que al menor de 14 años que subió el vídeo a Youtube, 'se le ha imputado un delito de distribución de pornografía infantil que está penado con hasta nueve años de prisión'. En este sentido, ha reconocido que, aunque los menores son 'inimputables, lo que hay que hacer, más que atacar al menor, es que responda la familia y se someta a una investigación profunda' ya que, según ha indicado, puede acarrear 'medidas fiscales fuertes'.

Millán ha recordado que 'recibir el vídeo no es delictivo, pero si uno lo posee para su uso, es decir, se lo queda, ya sí es delito'. Por ello, ha insistido en que cualquier persona que lo reciba debe ponerlo 'inmediatamente en conocimiento de las autoridades e indicar donde está y cómo identificarlo para poder eliminarlo de forma segura'. Por otra parte, en relación al fenómeno del 'Informer', portales de cotilleo en la red que han surgido en torno a los centros educativos, el agente de la Brigada de Investigación Tecnológica ha señalado que 'el cotilleo, por sí mismo, no constituye un delito', aunque ha indicado que las acusaciones o insultos que se viertan en ellos sí pueden serlo.

'Si en un cotilleo se insulta a un profesor, es un delito de injuria; si le estamos acusando de acostarse con una alumna, es un delito de calumnias. Depende de lo que se haga en ese contexto se le persigue en un sentido o en otro', ha señalado el agente, que ha lamentado el alcance que tienen estos comentarios gracias a la red.