Público
Público

La policía detiene a 230 manifestantes en Copenhague

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La policía danesa detuvo a 230 personas el miércoles cuando los manifestantes asaltaron las barricadas en torno a la cumbre del cambio climático y unos cuantos superaron brevemente el cinturón policial, dijeron testigos y un portavoz policial.

Los agentes, algunos de ellos con perros, usaron porras y spray de pimienta para contener a los cientos de manifestantes reunidos a las puertas del Bella Centre de Copenhague, donde líderes mundiales están reunidos para intentar llegar a un nuevo acuerdo sobre el calentamiento global.

Un portavoz del grupo que organizó la protesta había dicho que iban a intentar penetrar en un cordón policial e interrumpir las conversaciones. Unos cuantos superaron un cinturón de seguridad durante un minuto o dos, pero fueron perseguidos por la policía, dijo un testigo de Reuters.

Uno trepó por una furgoneta policial, pero un agente le alcanzó y le golpeó dos veces con una porra, hasta que cayó.

Las calles que rodeaban el centro y la estación de metro más cercana quedaron cerradas, aparentemente en respuesta a las protestas. Un helicóptero sobrevoló la zona, y la policía estaba inspeccionando las pertenencias de algunas personas que se dirigían hacia el centro de conferencias.

Los manifestantes habían salido de Taarnby, un barrio de Copenhague a unos kilómetros del Bella Centre, donde 190 gobiernos están reunidos.

La policía posteriormente contuvo a algunos manifestantes en un puente peatonal cerca del centro de conferencias, donde un hombre gritó a la policía: "Os dijimos que sería pacífico, y habéis reaccionado con violencia. Qué vergüenza".

Climate Justice Action, que organizó la marcha, dijo que esperaba que 1.000 personas participaran en ella. La policía no quiso dar el número estimado de manifestantes o hacer comentarios sobre su actuación.

"Sobrepasaremos el cordón policial para poder celebrar una asamblea popular y discutir con los delegados de la cumbre", dijo el portavoz Peter Nielsen en la cadena danesa TV2.

"La policía ha intentado meterse en nuestro camino toda la semana", añadió. "Es una cuestión de resolver un problema global, y no contendremos a la gente".