Publicado: 09.04.2014 13:38 |Actualizado: 09.04.2014 13:38

La Policía detiene al empresario Juan Soler por intentar secuestrar a su sucesor al frente del Valencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Policía Nacional ha detenido este miércoles al empresario Juan Soler, expresidente del Valencia, acusado de intentar secuestrar al que fuera su sucesor en el cargo, Vicente Soriano. Eso es lo que cuenta el diario Las Provincias. Tras declarar en los juzgados de la Ciudad de la Justicia, donde había una fuerte expectación mediática, el juez ha dejado en libertad a Soler pero le prohíbe acercarse a Soriano a menos de 15 metros.

El juez ha impuesto a Soler —detenido junto a una segunda persona— una serie de medidas cautelares como comparecencia periódica y prohibición de salir del país y de acercarse a la víctima a menos de 15 metros.  Según el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana, el juzgado ha decretado la libertad de Soler y del otro detenido, después de que ni Fiscalía ni ninguna parte haya solicitado su ingreso en prisión.

Las diligencias se han declarado secretas. El juzgado ha adoptado tres medidas cautelares: comparecencia periódica en el juzgado; prohibición de salir del territorio nacional y alejamiento de la víctima a una distancia de 15 metros.

Al parecer, Soler, que fue presidente del Valencia entre 2004 y 2008, habría contratado a un sicario para secuestrar a Soriano, quien le sucedió en el máximo cargo del club deportivo durante un año, en 2009. El móvil del delito es económico: Soler quería cobrarse una deuda de 39 millones de euros. Soriano, cabeza visible de un grupo inversor americano, le compró a Soler su paquete accionarial del club en julio de 2009. Soler denunció ante los tribunales que Soriano no le había pagado. En 2011 la Justicia condenó a Soriano a pagar los 39 millones de euros. Esa deuda sería el origen del intento de secuestro.

Vicente Soriano llegó a la presidencia del equipo valencianista tras llegar a un acuerdo con Juan Soler para comprarle su paquete accionarial dentro de la operación en la que estaba involucrada la empresa Inversiones Dalport, grupo que finalmente no llegó a hacerse con el Valencia.

Esta transacción llegó a los tribunales, en los que ambos expresidentes se han enfrentado en relación al proceso de venta del paquete accionarial. De hecho, en 2013, el Tribunal Supremo dio la razón a Soler y confirmó que Soriano y Dalport tenían que pagarle 39 millones de euros por incumplimiento del contrato de la venta de acciones. Con anterioridad, el alto tribunal había condenado también a Soriano y a la empresa a pagar 20 millones de euros a Soler por impago del primero de los cuatro pagarés por la venta de acciones del club.