Publicado: 01.02.2014 09:35 |Actualizado: 01.02.2014 09:35

Un policía dice que la lectura de la caja del metro de Valencia se hizo sin presencia judicial

El agente ordenó que la caja se llevara a la Jefatura mientras los técnicos de FGV querían llevarla a su centro de Valencia Sud "para analizarla cuanto antes".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un agente de la Policía Nacional ha declarado que el volcado de la caja de la unidad de metro siniestrada en Valencia el 3 de julio de 2006, en el accidente que costó la vida a 43 personas y provocó heridas a otras 47, se realizó esa misma noche y sin presencia judicial tras una "confrontación" con personal de Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV). Así lo ha manifestado este agente en su declaración en calidad de testigo-perito ante la titular del Juzgado de Instrucción número 21 de Valencia, en la primera diligencia de investigación realizada después de que la jueza decidiera reabrir el caso.

Al ser preguntado por el volcado de los datos de las lecturas de velocidad, el declarante ha manifestado que sólo se podía realizar el volcado con los medios técnicos de FGV y que no se solicitó presencia judicial porque "no se consideró necesario".

No obstante, detalla que él mismo dispuso que sin la presencia policial no se extrajese ningún dato y que hubo una confrontación en este sentido con personal de FGV, en el marco de la cual el agente insistió en que los datos se sacaran siempre en presencia policial. Al incidir la fiscal en este sentido, el policía ha señalado que la confrontación con esta persona de Ferrocarrils se debió a que él ordenó que la caja se llevara a Jefatura mientras los técnicos de FGV querían llevarla a su centro de Valencia Sud "para analizarla cuanto antes". Ante la insistencia, el agente optó por mandar a un agente con los técnicos de FGV para dejar constancia de todo lo que había, y señala en este sentido que puede afirmar que "no hay ninguna alteración ni manipulación por parte de nadie" y en este punto "no se ha ocultado absolutamente nada".

También ha manifestado que el libro de averías no estaba en el lugar destinado para su ubicación, sin saber el porqué, aunque ha indicado que este era un casillero y, a su entender, pudo haber salido por la ventana. Respecto a la custodia de las unidades, ha explicado que había que trasladarlos y que quedaron precintadas en Valencia Sud, aunque no se puso custodia policial permanente. Además, ha señalado que los vagones estaban precintados, aunque el precinto no era hermético, por lo que "no se puede descartar que alguien pudiera colarse". Asimismo, ha defendido que si hubiese existido una baliza que protegiese la curva el accidente se habría evitado.

Por otra parte, un segundo agente de la Policía Nacional ha indicado en su declaración que el exceso de velocidad es "evidente", aunque preguntado por si considera que partieron de la premisa de que todo era un exceso de velocidad desde el principio ha indicado que no. También ha indicado que en el acta que redactó personal de FGV no consta ninguna placa de ningún policía, aunque le consta que estuvo presente un compañero, a quien a título personal preguntó por qué no constaba su número, creyendo recordar que éste le contestó que "no quiso firmar".