Público
Público

La Policía interviene bienes por 12 millones de euros a una red de traficantes de speed

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Policía ha intervenido veinte inmuebles, fondos en cuentas bancarias, vehículos de lujo y yates valorados en más de doce millones de euros a una red de traficantes de speed, integrada por cinco ciudadanos británicos que fueron detenidos en noviembre en Marbella y en Santa Cruz de Tenerife.

Se trata de la segunda fase de la denominada "operación Sendero", que se desarrolló el pasado mes de noviembre en la Costa del Sol, Tenerife y el Reino Unido, y que tuvo su origen en una partida de 70 kilos de sulfato de anfetamina -speed- que fue interceptada en un camión en Oxford y enviada desde Bélgica por los detenidos.

Con la segunda fase de esta operación se ha conseguido desmantelar y embargar todo el patrimonio acumulado por los miembros de esta red, que destinaban los beneficios obtenidos con el narcotráfico hacia el sector inmobiliario y vehículos de lujo, que compraban a través de sociedades, que actuaban como tapadera.

Entre los bienes intervenidos se encuentra un dúplex con dos plazas de garaje en un lujoso conjunto residencial de Marbella con una superficie de 300 metros cuadrados; una vivienda en un complejo residencial situado en la playa de las Américas de Tenerife y una finca con una vivienda construida en Las Palmas.

Además se les ha incautado una vivienda de 200 metros cuadrados en un complejo residencial en Tenerife; dos garajes y otros tantos trasteros en Santiago de Teide; tres viviendas en conjuntos residenciales de la Playa de la Arena (Tenerife); una vivienda en el término municipal de Marbella y un solar de más de 2.500 metros en Tenerife, en donde también compraron dos chalets y tres parcelas de terreno con una superficie de unos 3.000 metros cuadrados.

Los integrantes de la red, liderada por un ciudadano británico, R,O., afincado entre España y Escocia, tenían un alto nivel de vida y prueba de ello es que uno de los arrestados, que no tenía ni los 30 años y al que no se le conocía actividad laboral alguna, era propietario de más de quince inmuebles, que en su mayoría había adquirido en un periodo de dos años.

Otro indicador del alto nivel adquisitivo de los detenidos son los distintos vehículos de alta gama que poseían, como Ferraris, Fioranos, Hummer, Porsches o Mercedes, además de dos yates de recreo.