Público
Público

La policía mauritana ya ha empezado a peinar la zona del secuestro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La policía mauritana ya ha empezado a peinar la zona en el que anoche se produjo el secuestro de tres cooperantes españoles cuando viajaban en una caravana de la organización 'Barcelona-Acció Solidària' con 20 toneladas de material humanitario.

Según ha informado a Efe la portavoz de esta ONG, también está previsto que efectivos policiales españoles, que custodian habitualmente la embajada en Nuakchot, se unan a la policía de Mauritania y participen en la búsqueda de los tres desaparecidos.

Los tres cooperantes catalanes secuestrados son Albert Vilalta, que es además director general del Túnel del Cadí, Alicia Gámez y Roque Pascual, que viajaban en el último vehículo de la caravana.

La portavoz ha explicado que en la búsqueda se están utilizando unas fotografías de los márgenes de la carretera que poco minutos antes de producirse el secuestro hizo una de las cooperantes que viajaban en la expedición.

En estas fotos, que han sido confiscadas por la policía de Mauritania, aparecen unos coches que no se descarta que puedan ser de los autores del secuestro.

Esta portavoz, que está en contacto permanente con Antoni Camps, el director de la caravana, ha indicado que todas las personas que viajaban en el convoy, una veintena, ya han sido trasladadas por representantes de la embajada española hasta la capital de Mauritania y se encuentran bien.

También ha asegurado que hasta ahora nadie, ni ninguna organización, se ha puesto en contacto con ellos, ni con las autoridades para reclamar algún tipo de rescate.

Ha relatado además que los secuestradores no se llevaron nada material de interior del vehículo en el que viajaban los tres cooperantes, y que el ordenador portátil que llevaban y toda la documentación estaba dentro.

Además ha contado que cuando el director de la expedición llegó hasta el vehículo asaltado, en compañía de un mosso d'esquadra que forma parte de la expedición, encontraron casquetes de bala en el suelo, pero que no había ningún impacto de arma de fuego en el vehículo.