Público
Público

Un policía muere tiroteado en Irlanda del Norte

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un agente de policía murió el lunes por la noche tras ser tiroteado en Irlanda del Norte, en el tercer asesinato en otros tantos días que se produce en la zona, despertando los temores al regreso de la violencia sectaria en la provincia británica.

El agente fue abatido cuando se encontraba patrullando en Craigavon, unos 40 kilómetros al suroeste de la capital de Irlanda del Norte, Belfast, según la policía.

El incidente se produjo después del asesinato el pasado sábado de dos soldados británicos en su cuartel en Irlanda del Norte, en un ataque reivindicado por el IRA Auténtico, una escisión del antiguo IRA.

Muchos ciudadanos de Irlanda del Norte, que vivieron tres décadas de violencia antes de la firma del acuerdo de paz de 1998 entre facciones protestantes y católicas, temían el martes de que se produjera una nueva oleada de asesinatos.

Una política de alto nivel dijo que los republicanos disidentes, opuestos al proceso de paz en la provincia, eran los autores más posibles del tiroteo del lunes, aunque no hubo ninguna reivindicación inmediata del asesinato.

"Hoy estamos contemplando el abismo y yo le pediría a la gente que retroceda", dijo Dolores Kelly, miembro de la dirección del partido nacionalista SDLP, refiriéndose al incidente del lunes.

John O'Dowd, miembro de una asamblea local del partido nacionalista irlandés Sinn Fein, explicó que el agente fallecido y su compañero habían respondido a una llamada de ayuda y estaban entrando en la urbanización Lismore Manor, un área mayoritariamente católica, cuando fueron tiroteados desde un terreno abandonado.

David Simpson, del Partido Demócrata Unionista que gobierna en Craigavon, dijo: "Creo que la, y debo utilizar la palabra escoria, que llevó a cabo el ataque anoche no tiene absolutamente nada que ofrecer a Irlanda del Norte".

PAZ

El primer ministro británico, Gordon Brown, visitó el lunes la base militar de Antrim en la que murieron los dos soldados el sábado, y afirmó que "el proceso de paz no será y no puede verse nunca estremecido".

Los soldados murieron en la entrada de su cuartel a manos de hombres armados del Ejército Republicano Irlandés Auténtico (IRA Auténtico), horas antes de que fueran enviados a Afganistán.

El IRA, que combatió durante décadas contra el control británico de la región con el apoyo de la minoría católica, firmó un alto el fuego hace una década con los grupos armados protestantes probritánicos.

El acuerdo de Viernes Santo de 1998 ayudó en gran medida a reducir la violencia sectaria, que se cobró más de 3.600 vidas en Irlanda del Norte desde finales de los 1960.

El IRA Auténtico aspira a terminar con el control británico y unificar Irlanda, pero tiene el rechazo de los políticos de la provincia, que han dejado atrás años de enemistad e intentan trabajar juntos en una asamblea nacional.

La organización realizó en 1998 el ataque con bomba más mortífero del conflicto religioso de Irlanda del Norte en el pueblo de Omagh. Veintinueve personas murieron.

Aunque expertos en seguridad cuestionan la capacidad del IRA Auténtico de lanzar una campaña de violencia, existen temores de que las muertes puedan desatar una represalia por parte de las guerrillas a favor de Reino Unido.