Público
Público

La Policía de Nueva York informa que el paquete sospechoso no es peligroso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Policía de Nueva York indicó hoy que el paquete sospechoso de contener explosivos que hace unas horas detectaron en un camión de reparto de mercancías de UPS ha sido examinado y no es peligroso.

El jefe de la Policía de Nueva York, Raymond Kelly, señaló que el paquete procedía de Yemen, llegó en un avión a primeras horas de la mañana al aeropuerto de John F. Kennedy y al parecer contenía documentación bancaria dirigida a una sucursal del banco neoyorquino JPMorgan Chase del barrio de Brooklyn.

Por su parte, el portavoz de la Policía neoyorquina, Paul Browne, declinó especificar en declaraciones a la cadena de televisión NBC si esa investigación está relacionada con otra que llevó a revisar algunos aviones de carga en los aeropuertos de Newark (Nueva Jersey) y Filadelfia (Pensilvania).

El mismo medio señaló, citando fuentes de la investigación, que los técnicos de la policía neoyorquina también habían revisado numerosos paquetes que ya se habían entregado en sucursales bancarias de Brooklyn y otros barrios de la ciudad.

La alarma en EE.UU. saltó después de que las autoridades del Reino Unido detectaron en el aeropuerto de East Midlands (norte) un paquete sospechoso que contenía un cartucho de impresora manipulado y que consideraron como "potencialmente amenazador".

El paquete se encontró en un avión de carga de la empresa estadounidense UPS, tenía como procedencia Yemen y se dirigía a Chicago (Illinois).

En los últimos meses las autoridades neoyorquinas han extremado las precauciones, ya que el pasado primero de mayo la céntrica plaza de Times Square fue objeto de un fallido atentado, cuando se descubrió allí un automóvil bomba cargado con bombonas de propano y gasolina, así como relojes con pilas, cables y material pirotécnico.

El dispositivo de explosión falló y el automóvil no estalló, lo que evitó un sangriento atentado, explicaron entonces las autoridades neoyorquinas, debido a que esa zona se encontraba repleta de gente al tratarse de un fin de semana.

El vehículo fue preparado y aparcado por el estadounidense de 30 años y de origen paquistaní Faisal Shahzad, quien fue detenido dos días después cuando se disponía a huir de Estados Unidos por avión y quien fue condenado a cadena perpetua el pasado 5 de octubre.

Desde entonces, la Policía neoyorquina atiende a muchas llamadas alertando de paquetes o bultos abandonados y vehículos sospechosos, por lo que las interrupciones del tráfico rodado y peatonal por esa y otras zonas de la ciudad se han vuelto muy habituales.