Público
Público

La Policía registra el apartamento de Christine Lagarde en París

Según los medios franceses, los investigadores han entrado en el domicilio de la responsable del Fondo Monetario Internacional buscando pruebas sobre un supuesto caso de abuso de poder en el caso Tapie

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las autoridades francesas están registrando el domicilio parisino de Christine Lagarde en busca de pruebas por el affaire Tapie, en el que la la directora del Fondo Monetario Internacional era sospechosa de un delito de abuso de poder y malversación de bienes públicos. El caso se remonta a 2007 cuando Lagarde, entonces ministra de Finanzas, decidió intervenir en un litigio judicial entre el empresario, Bernard Tapie, y el banco público Crédit Lyonnais por la venta de Adidas, de la que el primero era el máximo accionista.

Tapie se hizo con el control de la empresa deportiva alemana en 1990 con el apoyo económico del Crédit Lyonnais pero quebró y volvió a poner a la venta la firma, que acabó siendo traspasada por un precio inferior al que esperaba Tapie, estrecho aliado del presidente socialista François Miterrand por aquel entonces.

El empresario decidió ir a los tribunales contra la entidad financiera y Lagarde, en 2007, entró en escena ordenando que el caso pasara a un tribunal de arbitraje en busca de una conciliación. Un año después se cerró un acuerdo por el que Crédit Lyonnais debía pagar a Tapie 240 millones en concepto de indemnización, 100 millones más por los intereses y otros 45 por perjuicio moral, lo que evidentemente repercutió en las arcas del Estado. Tapie antes había decidido dar un giro ideológico a su vida y apoyar fervientemente la candidatura de Nicolas Sarkozy al Elíseo.

'La señora Lagarde no tiene nada que ocultar [...] Estos registros servirán para que se conozca la verdad, lo que contribuirá a la exoneración de toda responsabilidad de mi cliente', dijo Yves Repiquet, el abogado de Lagarde.

A finales de enero ya fueron registrados los domicilios del propio Tapie y de Stéphane Richard, director de gabinete de Lagarde en aquel momento. Los investigadores también entraron en las casas de los tres jueces del tribunal de arbitraje que llevaron el caso.