Público
Público

La Policía registra el domicilio de Ruiz-Mateos

La Audiencia admite una querella contra varios familiares por blanqueo e insolvencia punible

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Miembros de la Policía Nacional registraron ayer durante todo el día el interior del domicilio de los Ruiz-Mateos, en la calle Alondra, 2 de Somosaguas (Madrid), por orden del juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, en el marco de la pieza secreta abierta en la causa de Nueva Rumasa.

El objetivo del juez, que ordenó también el registro de otros domicilios y de empresas vinculadas a los Ruiz-Mateos, es encontrar indicios que permitan conocer adónde ha ido el dinero de los 4.110 inversores que decidieron destinar más de 380 millones de euros a las emisiones de pagarés de las empresas de Nueva Rumasa que prometían rentabilidades de entre el 8% y el 12%. De momento, no han podido recuperar su dinero.

Durante el transcurso del registro, la Policía Nacional requirió la presencia de un empleado de mantenimiento de la finca familiar para que procediera a la apertura de unas instalaciones en el jardín de la vivienda. También acudió al domicilio familiar, conduciendo un BMW de alta gama, la mujer del primogénito de la familia, Zoilo Ruiz-Mateos, quien según distintas fuentes se encontraba en el interior de la vivienda junto a su padre, José María Ruíz-Mateos.

A última hora de la tarde, un empleado de Correos entró en el domicilio familiar para entregar distinta documentación.

El registro de la casa de los Ruiz-Mateos se produjo precisamente el día en que el juez admitió a trámite una querella contra varios familiares del clan por los delitos de blanqueo y de insolvencia punible de Nueva Rumasa.

Los acusados, que deberán declarar previsiblemente como imputados ante el juez de la Audiencia Nacional los próximos 28 y 29 de febrero, son Rocío Ruiz-Mateos (hija de José María) y su marido Luis Ojeda; el sobrino de los patriarcas Alfonso Barón Rivero; el empresario Ángel de Cabo, que compró Nueva Rumasa; Iván Losada, director general de la compañía tras ser adquirida por De Cabo, así como Fernando Lavernia, director de la división de Alimentación y Bebidas del grupo.