Publicado: 23.03.2014 21:16 |Actualizado: 23.03.2014 21:16

La Policía vuelve a cargar contra una marcha en solidaridad con los detenidos del 22-M

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por la retaguardia. Sin que ningún manifestante tuviese una actitud desafiante o violenta, los antidisturbios de la UIP han cargado contra una marcha de medio millar de personas que bajaban por la Gran Vía madrileña en solidaridad con los 24 detenidos durante los enfrentamientos al término de la jornada de este sábado, la histórica movilización por "pan, trabajo y techo" de las Marchas de la Dignidad.

La concentración ha comenzado a las 19.00 en la Puerta del Sol, donde más de un millar de personas han acudido en repulsa por la "represión policial" del sábado, en la que, además de los detenidos, hubo un gran número de manifestantes heridos. Uno de ellos ha perdido un testículo y otro podría perder un ojo, según informa la organización de las Marchas. Sin embargo, la Policía y el Gobierno han defendido la acción de los UIP este sábado, insistiendo en la "violencia" desatada por los manifestantes contra ellos, a pesar de que los agentes irrumpieron en Colón más de una hora antes de que expirara el plazo concedido por la Delegación para celebrar el acto.


A Sol han vuelto mucho de los manifestantes para gritar "libertad detenidos por luchar" y "basta ya de estado policial", durante más de dos horas. Entre los concentrados estaba el propio portavoz del SAT e impulsor de las marchas, Diego Cañamero, que poco antes de las 21.00 horas ha dado por concluída la protesta. "Nos vemos todos el lunes a las 10.00 en Plaza Castilla para recibir a los detenidos y pedir su libertad sin cargos", ha gritado en una improvisada asamblea en la misma puerta del Sol. Una parte de la concentración se ha marchado, como ha pedido Cañamero, pero alrededor de medio centenar de personas han decidido emprender una marcha hasta Gran Vía. 

Tras cortar la céntrica avenida a la altura de Callao han comenzado las cargas policiales contra la marcha que se desplazaba pacíficamente hacia Plaza España. A partir de ese momento, se han repetido las carreras de los agentes y los manifestantes, que se agrupaban cada pocos minutos para volver a la calzada y seguir gritando, sin que se haya producido ningún ataque contra la Policía. Poco a poco, los jóvenes que quedaban en las inmediaciones de Gran Vía se han ido dispersando.

"Me han pedido el DNI pero se niegan a decirme el motivo, dicen que ellos lo saben" asegura a Público Rafael. Como él, varios de los asistentes a esta nueva protesta han entregado sus carnets por el requerimiento de los policías, que tampoco han explicado esta decisión al resto de manifestantes. "Han dicho que no van a multarme, no sé", explica.