Público
Público

El Polisario pide a la ONU que ejerza un papel más activo y no descarta la vuelta a las armas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El primer ministro de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), Abdelkader Taleb Omar, instó hoy a la ONU a desempeñar un papel más activo en la negociación entre el Frente Polisario y Marruecos, aunque tampoco descartó la vuelta a las armas si fracasa la vía política.

En declaraciones a Efe en la localidad "liberada" de Tifariti, donde se celebra el 32 aniversario de la fundación de la RASD, Taleb Omar, recalcó que en las negociaciones actualmente en curso entre el Frente Polisario y Marruecos, Naciones Unidas debe "hacer cumplir sus propias resoluciones y la legalidad internacional".

"La ONU no puede sólo pedir a las partes que se entiendan entre ellas, porque si pudieran entenderse no habría un problema. Debe desempeñar el papel de árbitro y estar al lado de la legalidad internacional", señaló Taleb Omar.

El primer ministro de la RASD advirtió de que si fracasa la próxima ronda negociadora, que se celebrará en marzo cerca de Nueva York, "la vuelta a las armas es una posibilidad".

En este sentido, recordó que el congreso del Frente Polisario, celebrado el pasado diciembre, decidió "que debe hacerse una evaluación de las negociaciones a su término y tomar las medidas necesarias".

"No se puede decir si somos optimistas o pesimistas ante la próxima ronda negociadora; dependerá de los esfuerzos de la ONU para aplicar sus resoluciones. Si van a tratar al agresor y a la víctima de la misma manera seremos pesimistas", afirmó Taleb Omar.

El primer ministro de la RASD añadió que el Polisario "está abierto a todo lo que pueda ayudar a encontrar una solución que respete los derechos del pueblo saharaui".

La localidad de Tifariti, situada 60 kilómetros al este del muro defensivo construido por Marruecos, está considerada por Rabat una zona "tapón" fronteriza, aunque el Polisario la define como "territorio liberado".

Efe pudo comprobar hoy que tanto Tifariti como toda la zona de 400 kilómetros que separa esta localidad de los campos de refugiados de Argelia está controlada por las fuerzas del Polisario.

El área es básicamente una zona militar pero también cuenta con población civil saharaui que se dedica a la ganadería.

El Polisario quiere desarrollar mayor actividad económica en la región y que ésta acoja más población civil.

En esta dirección, el presidente de la RASD, Mohamed Abdelaziz, puso hoy la primera piedra de un estadio deportivo que se construirá con apoyo de Sudáfrica, cuyo nuevo embajador, Maki Tukla Nziwikuli, presentó hoy sus credenciales en Tifariti.

Abdelaziz y el resto de miembros del Gobierno presidieron el acto de incorporación al Ejército saharaui de un contingente de 400 jóvenes de entre 18 y 19 años, que desfilaron ante los habitantes de la localidad.

Posteriormente, los 53 miembros del Consejo Nacional Saharaui (Parlamento), elegidos el pasado día 19, tomaron posesión de su cargo y procedieron a la elección del nuevo presidente de la Cámara.

Aunque la elección continuaba esta noche, todo indica que los diputados reelegirían para un nuevo mandato al anterior presidente del Parlamento, Mahfud Ali Beiba, que dirige también la delegación del Polisario que negocia con Marruecos en Nueva York.

El primer ministro saharaui destacó que el pueblo ha demostrado en la conmemoración del 32 aniversario "su voluntad y determinación para liberar el país, que sigue inmutable y firme tanto en los campos de refugiados como en la zona liberada".

"La celebración del aniversario, aquí en Tifariti, también demuestra que éstas son zonas liberadas y no 'tierra de nadie' como dicen los marroquíes y aquí estamos creando las estructuras necesarias para la población civil, que cada vez vive aquí en mayor número".