Público
Público

La política de austeridad lastra la recuperación

El objetivo de reducir el déficit hasta el 3% en 2013 es prioritario para el Gobierno. Los sindicatos abogan por otro calendario y otras políticas para llegar a la meta 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El pasado 12 de mayo, José Luis Rodríguez Zapatero anunció una batería de medidas para acelerar la reducción del déficit público (situado en 2009 en el 11,2% del Producto Interior Bruto) y cumplir los objetivos del Pacto de Estabilidad y Crecimiento de la UE: alcanzar el 3% en 2013. El Ejecutivo pretende cerrar las cuentas de 2011 con un saldo negativo del 6%. El tijeretazo se tradujo en una rebaja salarial a los funcionarios de un 5% de media y la congelación para el próximo año; la suspensión de la revalorización de las pensiones, excepto las no contributivas y las mínimas que subirán un 1%; y el recorte de inversiones en obras públicas, entre otras medidas.

Sin embargo, las centrales sindicales cuestionan el sistema del Gobierno para sanear las cuentas públicas y abogan por aumentar los ingresos como el mejor camino para reducir el déficit. Según UGT y CCOO, el Ejecutivo ha dado un giro a la derecha en política económica que lo aleja de los principios sociales del proyecto socialista. Por ello, hacen hincapié en la necesidad de mejorar los ingresos con la máxima de que quienes más tienen más paguen. Desde UGT estiman que sería posible recaudar más de 38.500 millones de euros con una reforma global del sistema fiscal.

Las medidas del Ejecutivo, sin embargo, se han encaminado principalmente a atajar el gasto. Para el próximo año, el presupuesto del Estado asciende a 122.256 millones de euros, un 7,7% menos que en 2010. Ya ese año, el gasto público se redujo un 4% -7.500 millones de euros-, si bien luego se añadieron nuevos recortes en los ministerios y el gasto farmacéutico. El Gobierno cuantifica en 15.000 millones el ahorro entre 2010 y 2011. Del lado de los ingresos, el Ejecutivo estima alcanzar 104.539 millones en el próximo ejercicio. Y eso que en julio entró en vigor la subida del IVA y en enero se aprobó un incremento de la imposición de las rentas del capital. En 2011, además habrá nuevos tramos en la declaración del IRPF.