Público
Público

Un político, acusado de la matanza de Filipinas

Entre los 57 muertos estaba la esposa de su contrincante

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El heredero de los Ampatuan, uno de los clanes políticos más poderosos del sur de Filipinas, fue acusado ayer formalmente de 25 de los 57 asesinatos perpetrados hace una semana en Mindanao, en una de las peores matanzas por rivalidad política que se recuerdan en el país.

Andal Ampatuan proclamó su inocencia y denuncia 'un asedio' en su contra. Sin embargo, la Fiscalía asegura que dispone de 10 testigos que declararán que el acusado lideraba la banda de pistoleros que secuestró y luego ejecutó a las víctimas en la provincia de Maguindanao, controlada por su familia, aliada política hasta ahora de la presidenta, Gloria Macapagal Arroyo.

La influencia política de su padre y jefe del clan, el gobernador Andal Ampatuan, no ha logrado frenar una imputación exigida a gritos desde todos los medios de comunicación del país. Pero El Padrino, como es conocido el patriarca de los Ampatuan, parece haber empezado a mover hilos en los pasillos de los tribunales filipinos.

Según la secretaria de Justicia, Agnes Devandera, los fiscales y jueces con jurisdicción sobre la matanza de Maguindanao han recibido llamadas y mensajes de texto en sus móviles en los que se les pide que hagan lo posible por ralentizar el juicio, publicó ayer The Philippine Daily Inquirer. A algunos se les ha otorgado protección extraordinaria tras haber recibido amenazas, añadió Devandera, sin que llegara a desvelar en qué consistían.

Varios policías formaban parte de la banda

Según los testimonios escuchados por la Fiscalía, varios policías formaban parte de la banda que asesinó a partidarios de Ismail Manguadadatu y a los periodistas que los acompañaban a presentar su candidatura como gobernador de Maguindanao en las elecciones de mayo de 2010.

La mujer del candidato, Genalin Mangudadatu, fue la que salió peor parada: recibió 17 disparos a quemarropa y numerosas puñaladas, según la autopsia practicada por los forenses de la Oficina Nacional de Investigación (NBI, en sus siglas en inglés). El jefe de la NBI señaló que no han encontrado indicios de violación en las 15 mujeres asesinadas, 'pero hace falta realizar una prueba de ADN para estar absolutamente seguros'.

Los Ampatuan habían amenazado de muerte a Ismail Mangudadatu si se presentaba como gobernador en Maguindanao. Por eso, cuando los militares empezaron a descubrir fosas con cadáveres pocas horas después de la matanza, todas las sospechas recayeron sobre ellos.

La clara condena de Arroyo a la matanza puede significar la caída en desgracia de este clan, comentan varios analistas políticos en el diario Newsbreak. Pese a ello, incluso si hubiese una condena en firme antes de las elecciones, es difícil que algún candidato se atreva ahora a retarles.