Público
Público

Los políticos no consiguen frenar los ataques al euro

Pese a las decisiones de la UE, las primas de riesgo de España e Italia llegan a máximos. El rescate a Portugal se da por hecho

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Todo parecía calmado a primera hora de la jornada. Las bolsas abrían en positivo, los indicadores de riesgo de los países europeos daban la sensación de contenerse. Pero cualquier interpretación de que los mercados estaban dando el visto bueno al plan de rescate a Irlanda y que el sufrimiento habían terminado era mera entelequia.

Los problemas de Italia para colocar la emisión de deuda pública prevista para ayer desvelaron la cruda realidad:el ataque al euro está sobre la mesa.

El Tesoro italiano tuvo que aumentar sus tipos de interés para colocar su deuda ante la escasa demanda de compradores y eso disparó al segundo los denominados CDS (seguros que cubren un posible impago de la deuda) de todos los países europeos, con Portugal a la cabeza, seguido de cerca por Italia y España. Los números rojos también se adueñaron de las bolsas. La sesión se saldó con fuertes caídas, cercanas al 3%, en los principales mercados del Viejo Continente y EEUU tampoco pudo esquivar los números rojos. El descalabro de la moneda única continuó hasta los 1,31 dólares, un 0,91% por debajo del cierre del viernes.

Los datos de la jornada evidencian el desprecio de los mercados hacia las decisiones de los ministros de Economía europeos, que el domingo avalaron el rescatar a Irlanda y el diseño de futuros rescates. En el mejor de los casos, han puesto sobre la mesa el dinero necesario para salvar la situación en Irlanda, pero para los grandes especuladores, Irlanda ya es historia.

Casi también lo es Portugal. El coste de asegurar la deuda de ese país se disparó ayer hasta los 539 puntos y la rentabilidad de su bono a 10 años supera el 7%. 'El rescate a Portugal se da por descontado. La única duda es si será antes o después de final de año', asegura Luis Benguerel, responsable de renta variable de Interbrokers. En la misma línea, el economista de la Universidad de Nueva York, Nouriel Roubini, aconsejó ayer a Portugal que pida la ayuda al FMI cuanto antes, 'por su bien. Y por el bien de España', aseguró.

España es ahora el principal motivo de preocupación en los mercados

Es España lo que está en estos momentos en el ojo de huracán. El diferencial con el bono alemán ascendió al nivel más alto desde 1996, 267 puntos básicos. El tipo de interés de los bonos españoles a 10 años superó el 5,4%. ¿Habrá rescate? Más allá, ¿habrá dinero para rescatar a España? Cada vez parece más claro que si los problemas continúan y cae España, Europa no tendrá fuerza para sostenerla y con ella se irá también el euro. Los optimistas opinan que la deuda española no es tan alta como la de Irlanda o Portugal. Por contra, los pesimistas con visión a largo plazo, aseguran que el problema es que la incapacidad de crecer y el alto coste del desempleo la llevará al abismo en unos años. Visto lo visto, ayer triunfaron los pesimistas, gracias entre otras cosas, a las discrepancias estadísticas de Bruselas.

El Ibex 35 perdió un 2,33% y retrocedió hasta los 9.324 puntos, un nivel que no veía desde principios de julio. La banca fue el sector más castigado, sobre todo BBVA que se dejó un 4,32% y fue el farolillo rojo. Pero sorprendentemente, ayer el mercado español no fue el más bajista. Este dudoso honor lo ostentó ayer Italia. El Ftse Mib, principal índice de la bolsa italiana, se desplomó un 2,67%. Tanto los CDS como la prima de riesgo italiana marcaron máximos. 'Los grandes capitales no puede atacar a todos los países a la vez. Allí donde detectan problemas atacan. Ayer lo más destacado fue Italia, pero también Bélgica se llevó un susto', explica Benguerel. El diferencial belga ascendió 21 puntos básicos en una sola jornada, aunque todavía está en 115,8 puntos básicos. Un nivel que ya quisieran los países de la periferia.

Los expertos reclaman al BCE que compre deuda con urgencia

Y mientras todo esto ocurre, los expertos se preguntan: ¿dónde está el Banco Central Europeo? 'A los especuladores las acciones políticas como las de este fin de semana está claro que no les asustan', asegura Juan Carlos Montero, gestor en Capital Bolsa. Parece claro que los rescates son vendas pero no curan la herida. 'Se necesita una intervención contundente y rápida del BCE comprando deuda', asegura Montero. Mientras no ocurra, las fichas seguirán cayendo. 'España debe evitar a toda costa que venga el FMI a imponer medidas, porque eso deja a cualquier país destrozado. El Gobierno debe aplicar con urgencia las medidas de recorte de gasto anunciadas y alguna más, si es posible', advierte Benguerel.