Público
Público

Los políticos tratan de calmar a los mercados por el euro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los políticos europeos trataban el viernes de calmar a los mercados sobre la estabilidad de los 16 países de la zona euro mientras los inversores se desprendían de activos en la moneda única por segundo día consecutivo ante los temores sobre los países más endeudados, España, Grecia y Portugal.

El miembro del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo Ewald Nowotny intentó quitar importancia a la drástica caída del euro, que llegó a su nivel más bajo contra el dólar desde mayo de 2009, y calificó de "absurda" la posibilidad de una ruptura en la eurozona.

El primer ministro griego, Giorgos Papandreu, prometió "aplicar con credibilidad" un programa de austeridad diseñado a controlar la desbocada deuda y los niveles de déficit de su país.

Todos los ojos estaban sobre Lisboa, donde el Parlamento tenía previsto votar un proyecto sobre financiación regional que los mercados ven como una prueba crucial de la capacidad gubernamental para frenar el gasto público, que se disparó en la eurozona en reacción a la crisis económica.

El Gobierno luso dice que el proyecto de la oposición, que fue aprobado por una comisión el jueves, perjudicaría su capacidad de reducir un déficit presupuestario que se espera que este año alcance el 8,3 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB).

Junto a Grecia y España, Portugal es uno de los países del euro que afronta intensas presiones para que ponga sus finanzas en orden y calme a los mercados sobre los riesgos de una moratoria de su deuda soberana.

Analistas ya no descartan la posibilidad de que un miembro más pequeño como Grecia sea expulsado, aunque muchos piensan que la unión monetaria sobrevivirá.

En un reflejo del alcance de las preocupaciones, inversores en Estados Unidos y Asia se desprendieron de los activos de riesgo durante la noche y se trasladaron a la seguridad de los bonos del Tesoro estadounidense y del yen japonés.

"El mercado está observando de cerca la capacidad de cada país de pagar sus deudas. Si la confianza se pierde, las tasas subirán significativamente", dijo Erkki Liikanen, otro miembro del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo.

El euro caía por debajo de 1,37 dólares, su menor nivel desde mayo de 2009. También se hundía frente a otras monedas consideradas refugio como el franco suizo, lo que obligó a que el Banco Nacional de Suiza adoptara la medida inusual de intervenir en el mercado.

El coste de asegurar la deuda gubernamental de Grecia, Portugal y España contra una moratoria se disparó a máximos históricos y los rendimientos sobre los bonos de los tres países comparados con los referenciales alemanes Bunds también ascendían con fuerza, señal del mayor nerviosismo de los inversores por las divergencias fiscales en la zona euro.

"Ahora hay una significativa presión a la baja sobre los índices globales, se está extendiendo el temor a que la situación en Grecia pueda arrastrarse a otras economías europeas débiles", comentó Owen Ireland, analista de ODL Securities. "La confianza está extremadamente quebradiza".