Público
Público

Polonia elige presidente en una ajustada segunda ronda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los polacos comenzaron a votar el domingo para elegir un nuevo presidente en una segunda vuelta electoral que definirá el ritmo y la escala de una serie de reformas económicas que podrían marcar la pauta de los lazos de Varsovia con sus socios de la Unión Europea y Rusia.

Consideradas las elecciones más inusuales de Polonia desde la caída del comunismo en 1989, el proceso fue convocado tras la muerte del presidente Lech Kaczynski y de varios responsables de alto rango en un accidente de avión en Rusia el 10 de abril.

La elección enfrentará al hermano gemelo de Kaczynski, Jaroslaw -un combativo euroescéptico del principal partido de oposición derechista-, contra Bronislaw Komorowski, candidato del gobernante partido Plataforma Cívica (PO, por sus siglas en polaco).

La mayoría de las encuestas de opinión han pronosticado una victoria de Komorowski, pero usualmente subestiman el apoyo que recibiría Kaczynski, quien ha ido acortando la brecha en las semanas recientes y quedó en desventaja sólo por cinco puntos porcentuales en una primera ronda de votación el 20 de junio.

Una serie final de encuestas publicadas el viernes, el último día de campaña, mostró que los candidatos tenían apoyos similares, o que Komorowski contaba con una pequeña ventaja.

En Polonia, el Gobierno liderado por el primer ministro establece la política, pero el presidente puede proponer y vetar leyes, designar a varios cargos clave y tiene voz en la política exterior y de seguridad.

Los centros de votación abrieron a las 6:00 (04:0 GMT) y deben cerrar a las 20:00 (18:00 GMT). Los sondeos a pie de urna se conocerán en cuanto concluya la elección.

Cerca de 30 millones de polacos de una población total de 38 millones pueden votar. La participación en la primera ronda fue de un 54 por ciento.

TEMORES DEL MERCADO

Los mercados financieros preferirían una victoria de Komorowski, con la esperanza de que trabaje de manera armoniosa con el Gobierno del primer ministro Donald Tusk, quien intenta controlar un gran déficit presupuestario y mantiene el avance de una frágil recuperación económica.

"Sólo la cooperación puede garantizar que el dinero sea gastado racionalmente, sólo la cooperación puede garantizar que Polonia adoptará la senda del desarrollo", dijo Komorowski el viernes.

Los inversores temen que Kaczynski, que se opone a los recortes en el gasto público y a las privatizaciones, use su veto presidencial para bloquear reformas, al igual que hizo su hermano antes de su muerte.

Los economistas dicen que el zloty y los bonos del Gobierno se debilitarían, aunque no demasiado rápido, si Kaczynski obtiene la victoria.

Kaczynski, conocido en el pasado por su retórica nacionalista, se ha mostrado más conciliador durante la campaña en un intento por atraer a los votantes indecisos.

"Como presidente me gustaría convencer a las personas para que cooperen por el bien común, por el desarrollo de Polonia", declaró el viernes durante una última visita a las zonas rurales de Polonia, centro de los conservadores, quienes suelen ser profundamente católicos.

El bando de Komorowski teme que el momento de la elección, en pleno verano, combinado con un inusual clima cálido, favorezcan a Kaczynski, dado que es posible que los votantes más jóvenes y más acomodados tomen vacaciones y no acudan a votar.