Publicado: 25.11.2014 17:25 |Actualizado: 25.11.2014 17:25

La polución le cuesta a la UE lo mismo que el PIB de Finlandia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La contaminación del aire, principalmente a causa de las plantas de energía por combustión de carbón, costaron a la sociedad hasta 189.000 millones de euros en 2012, una cifra similar al Producto Interior Bruto de Finlandia, dijo el martes la Agencia Europea de Medio Ambiente (EEA).

En un informe, la agencia suministra análisis para guiar a los responsables de la UE, quienes están reconsiderando las propuestas impulsadas el año pasado por la Comisión Europea para endurecer las leyes sobre la calidad del aire.

Analizó el impacto de la contaminación del aire desde los costes industriales o sanitarios, las pérdidas de días laborables, el daño a los edificios, la reducción en el rendimiento agrícola y otros costes y encontró que el coste era de entre 59.000 y 189.000 millones de euros en 2012. La amplia horquilla refleja las diferentes maneras de calcular los costes y se compara con estimaciones de entre 79.000 y 251.000 millones en 2008 al inicio del periodo analizado, en 2008-2012.

Los costes cayeron a medida que la legislación de medioambiente de la UE y la crisis económica frenaron las emisiones de dióxido de carbono, óxidos de nitrógeno y sulfurosos y otras partículas, pero los investigadores dijeron que sería un desafío mantener los avances en la reducción de las emisiones en tiempos de crecimiento económico.

De las 30 mayores instalaciones que identificó como las que causaban más daños, 26 eran plantas de energía, principalmente alimentadas por carbón en Alemania y el este de Europa.

A finales del año pasado, los responsables de la UE desvelaron un borrador de ley para frenar la contaminación del aire. La nueva Comisión Europea presidida por el luxemburgués Jean-Claude Juncker, que asumió funciones a comienzos de noviembre, estudia cambiar o eliminar la nueva ley de calidad del aire, según un documento visto por Reuters. La Comisión dijo que aún no habia tomado una decisión.

Algunos sectores industriales dicen que pasan apuros para ser competitivos y que la regulación de la UE pone en juego su presencia en Europa. El sector del carbón dice que ofrece una fuente de combustible barata y segura, autóctona en muchos países europeos, y que el coste de cambiar a otras alternativas es alto.