Publicado: 17.07.2014 13:37 |Actualizado: 17.07.2014 13:37

El Estado pone otros 572 millones para facilitar la venta de Catalunya Banc

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Estado, a través del FROB, ha puesto otros 572 millones para allanar la venta de Catalunya Banc al decidir acompañar al fondo de inversión Blackstone en la compra de una cartera de hipotecas tóxicas del grupo nacionalizado por cerca de 6.400 millones de euros.

Tras esta operación, la subasta de Catalunya Banc, fruto de la fusión de Caixa Catalunya, Tarragona y Manresa, parece una tarea bastante más fácil, pues la entidad primero se libró de su pesada carga inmobiliaria con la creación del "banco malo" y ahora de un volumen ingente de préstamos problemáticos.

Además, hay que tener en cuenta que desde su creación, el grupo recibió 1.250 millones, a los que sumó una inyección de capital de 1.718 millones y posteriormente otra de 9.084 millones de fondos europeos.

Es decir, 12.052 millones, que se elevaron a 13.052,9 millones al incluir una aportación de 1.000,9 millones del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) para dar liquidez a los clientes del grupo con participaciones preferentes y deuda subordinada.

Desde su creación, el banco ha recibido 13.624 millones de fondos públicos

A pesar de todo ello, ahora el Estado se ha visto obligado a poner otros 572 millones, lo que hace que la factura ascienda ya a 13.624,9 millones, pues ningún fondo de inversión ofrecía por las hipotecas de Catalunya Banc el precio al que las tenía valoradas.

La cartera de préstamos ascendía a 6.392 millones, pero teniendo en cuenta la calidad de la misma, el banco catalán le había asignado un valor en libros de 4.187 millones, tras haber destinado 2.205 millones a provisiones.

Aún así, ninguno de los fondos interesados estuvo nunca dispuesto a ofrecer tal cantidad, lo que generaría un importante quebranto para Catalunya Banc, cuya venta el Estado espera cerrar la próxima semana tras dos intentos fallidos.

Así que ante esta situación, el FROB, el fondo de rescate español, tuvo que apoyar la venta de las hipotecas y aportar los 572 millones que faltaban para que la oferta última de Blackstone, de 3.615 millones, no tuviera un impacto negativo en Catalunya Banc.

Sin embargo, podía haber sido peor, ya que el propio FROB reconoce en un comunicado que "la mayor venta de una cartera de crédito hipotecario realizada hasta el momento en Europa" se ha cerrado por un importe "mayor del previsto".

La operación se ha hecho mediante la transferencia de los préstamos tóxicos a un fondo de titulización de activos (FTA), que se registrará en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El fondo emitirá dos tipos de bonos, los de clase A (sénior) que suscribirá la entidad inversora y los de clase B que suscribirá el FROB y que están subordinados a los primeros.

Los bonos sénior tendrán un rendimiento acordado, no garantizado, del 13 %, y una vez alcanzado, si hay una rentabilidad superior, ésta será repartida a partes iguales entre Blackstone y el FROB.

De esta forma el organismo se beneficiaría de una hipotética mejora en el comportamiento de la cartera y no se vería perjudicado en el caso de que su evoluciona sea "peor de lo esperado".

No obstante, la clave de la operación es que Catalunya Banc ha quedado liberada del grueso de su cartera problemática de hipotecas y se presenta como una entidad "mucho más apetecible" para que el FROB reciba mañana ofertas por el conjunto del grupo.

Por el momento, el Banco Santander, CaixaBank y BBVA han sido los principales interesados por Catalunya Banc, junto con el francés Société Générale y, en menor medida, por un fondo de inversión que, a juicio de los expertos, tendría menos opciones.