Publicado: 30.12.2013 08:00 |Actualizado: 30.12.2013 08:00

Poppy Montgomery: "Echo en falta más comedia entre tanta serie intensa"

La protagonista de 'Sin rastro' e 'Imborrable' repasa para 'Público' el panorama televisivo y cree que faltan títulos más ligeros en la línea de 'Modern Family', 'Ally McBeal' y '

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tras siete temporadas siendo la agente del FBI Samantha Spade en Sin rastro, Poppy Montgomery lleva dos protagonizando Imborrable, serie policíaca que este 30 de diciembre vivirá su final de temporada en España antes que en Estados Unidos debido al parón por Acción de Gracias y Navidad (AXN, a partir de las 21.15 horas). En Imborrable, Montgomery es Carrie Welsh, una detective del cuerpo de policía de Nueva York con una curiosa habilidad, es capaz de recordarlo todo.

"Hay cosas del instituto, de mi juventud, como la primera vez que me emborraché, que querría olvidar"Padece hipertimesia, una afección poco conocida que afecta a pocas personas en el mundo y para la que la actriz australiana afincada en Estados Unidos asegura no estar preparada. "¿Recordar todas las cosas de mi vida? No, creo. Hay cosas del instituto, de mi juventud, como la primera vez que me emborraché, que querría olvidar. No creo que pudiera soportarlo", reconoce. Quien sí padece de hipertimesia es la actriz de Taxi Marilu Henner, que trabaja como consultora para Imborrable y se ha convertido en el principal apoyo de Montgomery a la hora de preparar su personaje.

Montgomery ha estado en Madrid hablando de Imborrable, pero también ha repasado durante una entrevista con Público el panorama de series actual como protagonista de varias y como consumidora habitual. Como lo segundo reconoce que echa en falta más títulos cómicos del estilo de Modern Family o las ya finalizadas Ally McBeal y Sexo en Nueva York. "Me gustaría ver un programa de comedia y cómico como Modern Family. Creo que sería bueno una serie que pueda hablar a las mujeres en todo los niveles. Creo que es el momento para tener algo divertido en televisión, hacen falta más series ligeras", subraya.

"Creo que sería bueno una serie que pueda hablar a las mujeres en todo los niveles"Lo que sí que abundan son las series policíacas, algunas veteranas en la parrilla como CSI, Bones y Castle y otras de nuevo cuño como Hannibal, The Following, Almost Human o la propia Imborrable. Sobre el éxito del género, Montgomery opina que se debe a que "a la gente le gusta resolver misterios". Es un ejercicio de perspicacia e inteligencia que a todo el mundo le gusta realizar, adivinar quién es el culpable antes de que se resuelva el caso.

Lo que sí ha variado en las últimas temporadas dentro de este género es el hecho de que los protagonistas no son gente corriente, cada uno cuenta con una habilidad/trastorno que les hace diferentes y que propicia el drama. Una habilidad que les ayuda en su trabajo como la memoria de Carrie Welsh en Imborrable, la capacidad analítica de Sonya Cross (Diane Kruger) en The Bridge y la empatía de Will Graham (Hugh Dancy) en Hannibal. Les ayuda en su trabajo pero resulta un impedimento en el desarrollo de su vida personal. Y ahí, justo en ese punto, es donde la protagonista de Sin rastro cree que radica el éxito del personaje, lo que hace que sea más cercano a la gente.

"Nadie quiere ver a alguien perfecto. Es aburrido y te hace sentir mal contigo mismo""Creo que es como la clásica historia de superhéroes. Todos ellos tienen una vida normal y luego una habilidad o un poder secreto o no. Es algo que se ha usado a lo largo de los años con una identidad secreta y ha funcionado. En el caso de Carrie Wells es algo que existe, no es una habilidad fantástica como la de Spiderman. La gente encuentra singulares a las personas que tienen habilidades especiales. Sus vidas son más complicadas y el público puede detectar que no son perfectos, que conlleva un precio y se puede identificar con ellos. Nadie quiere ver a alguien perfecto. Es aburrido y te hace sentir mal contigo mismo", argumenta.

Poppy Montgomery no ha cumplido aún los cuarenta, pero asegura que la televisión es un buen lugar para crecer como actriz porque abundan los papeles para mujeres que pasan de los cuarenta. Algo que, por otra parte, no es tan habitual en el cine. "La televisión es otro mundo para las actrices en cuanto a edad y contenido. De hecho, las mujeres más maduras en la pequeña pantalla tienen más éxito y es por eso que yo hago televisión. Hay muchos ejemplos y cada vez más", explica. A la cabeza vienen ejemplos como Jessica Lange en American Horror Story, Mary-Louise Parker en Weeds o Glenn Close en Daños y Perjuicios, por mencionar sólo algunos.

Fan declarada de la comedia y firme defensora de que en el menú actual de series hacen faltan más tramas ligeras, reconoce que si pudiera volver atrás en el tiempo le habría encantado interpretar a otra Carrie, la de Sexo en Nueva York. Sobre la tercera temporada de Imborrable -ya confirmada-, promete a sus seguidores "más acción como la de las películas antiguas y menos asesinatos oscuros".