Público
Público

El Popular creará su propio 'banco malo'

El banco amplía capital por 2.500 millones para que no entre el Estado en su accionariado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Banco Popular confirmó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) su intención de llevar a cabo una ampliación de capital por un importe de hasta 2.500 millones de euros, según acordó ayer, domingo, el consejo de administración de la entidad.

Con esta operación, el banco espera solventar el déficit de capital de 3.223 millones de euros que desveló el viernes el informe de la consultora Oliver Wyman.

El banco que preside Angel Ron indica en un comunicado que la ampliación de capital tiene por objeto 'reafirmar su apuesta por la independencia de la entidad', ya que de este modo no tendrá que solicitar ayudas públicas, ni dejar que el Estado entre a formar parte de su accionariado.

El Popular también prevé crear un banco malo para gestionar sus activos dañados del ladrillo, según anunció el director financiero de la entidad, Jacobo González-Robatto, en una presentación a analistas para explicar los planes de la entidad tras el informe de Oliver Wyman. El banco que preside Angel Ron prevé transferir los activos a esta sociedad de gestión 'lo antes posible', dijo el directivo, que pronosticó un futuro 'extremadamente brillante' a la entidad: prevé alcanzar un beneficio neto de 547 millones de euros en 2013 y de 1.417 millones en 2014, según informó la entidad.

Minutos después de confirmarse la ampliación de capital, la CNMV suspendía la negociación del valor. A las 11:30 horas estaba previsto que las acciones del banco volvieran a cotizar.

El pasado viernes, Oliver Wyman publicaba los resultados del examen al que han sido sometidos 14 grupos financieros españoles para determinar sus necesidades de capital en el peor de los escenarios macroeconómicos posibles y del que se desprendía que el Banco Popular necesita 3.223 millones de euros.

Tras conocerse estas cifras, la entidad, embarcada en un proceso de fusión con el Banco Pastor, ya descartaba tener que pedir ayudas públicas y aseguraba que tenía 'capacidad suficiente' para cubrir sus necesidades de capital con sus propios recursos.

El Popular ha descartado de forma rotunda recurrir a inyecciones de capital público 'en ningún caso', dada su capacidad de generación de ingresos y su elevado ratio de eficiencia, del 38%. 'Popular quiere ser responsable de su futuro', sentenció el director financiero de la entidad.