Publicado: 25.11.2013 12:24 |Actualizado: 25.11.2013 12:24

Popular vende la gestión de su negocio inmobiliario por 800 millones

Los grandes bancos españoles se están deshaciendo del negocio del ladrillo para sanear sus balances, ante el próximo examen del BCE

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Banco Popular ha alcanzado un principio de acuerdo con las firmas Värde Partners y Kennedy Wilson para la venta de la gestión de su negocio inmobiliario por aproximadamente 800 millones de euros. Dicha gestión incluirá la determinados créditos destinados a promoción y construcción así como la de los activos inmobiliarios adjudicados, según ha anunciado este lunes la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El valor neto contable de los créditos que gestionará la nueva sociedad será aproximadamente de 9.350 millones y el de los activos adjudicados alrededor de los 6.500 millones de euros. La gestión del negocio inmobiliario se realizará a través de una sociedad en la que participará Banco Popular, con control por parte de Värde Partners y Kennedy Wilson, quienes aportarán su experiencia en la gestión de este tipo de activos. El cierre de esta operación está previsto para las próximas semanas, y permitirá a Banco Popular rentabilizar al máximo la gestión de su negocio inmobiliario y, a la vez, concentrar aún más el eje de su actividad en la banca minorista de las empresas, las pymes y las familias, sobre el que se asienta su modelo de negocio.

Värde Partners es un consultor de inversiones registrado, centrado en mercados alternativos con más de 7.000 millones de activos en gestión. La firma emplea a más de 160 personas con oficinas en Minneapolis, Londres y Singapur. Por su parte, fundado en 1977, Kennedy Wilson es una firma internacional de servicios e inversiones del sector inmobiliario, que cotiza en Nueva York. Con sede en Beverly Hills (California), Kennedy Wilson emplea 400 personas y cuenta con 24 oficinas, distribuidas entre los Estados Unidos, Reino Unido, Irlanda, España y Japón. Kennedy Wilson cuenta con aproximadamente 14.000 millones de activos bajo gestión y, con sus socios, adquirió más de 10.000 millones de activos inmobiliarios o relacionados con el inmobiliario desde principios de 2010.

Según comunicó el Banco Popular a la CNMV el pasado 30 de octubre, el incremento de la morosidad inmobiliaria a cierre del tercer trimestre ya está cubierto con las provisiones de los reales decretos, de modo que la entidad mantiene 1.800 millones de euros de provisiones genéricas pendientes de uso. La mora inmobiliaria del Popular se situó en 991 millones de euros.

Esta operación se suma a la que cerró la semana pasada el banco Santander, que anunció un principio de acuerdo con un fondo gestionado por entidades filiales de Apollo para la venta de la plataforma que se encarga de la gestión recuperatoria de los créditos del banco y de las gestión y comercialización de los inmuebles procedentes de dicha actividad. A principios de septiembre, la nacionalizada Bankia vendió al grupo estadounidense Cerberus su negocio de gestión y comercialización de activos inmobiliarios y préstamos promotor por un precio de entre 40 y 90 millones por un período de diez años La Caixa también cerró la venta de un 51% de una participación mayoritaria de su gestora inmobiliaria Servihabitat al fondo estadounidense Texas Pacific Group (TPG) a que le permitió aflorar una plusvalía bruta de 255 millones de euros en su filial cotizada Caixabank. Además, Sabadell también está en proceso de venta de la gestor inmobiliaria Solvia.

La venta de la gestión del ladrillo permite a las entidades centrarse en su negocio bancario al tiempo que le libera de la pesada digestión del ladrillo, que a la postre fue la responsable de que España acabara utilizando unos 41.300 millones del rescate bancario de la UE, que contemplaba una línea de crédito de 100.000 millones para sanear el balance de sus entidades, ante las pruebas de resistencia que realizará el próximo año el BCE (pero con datos de 2013).

Además, la banca suele anotarse plusvalías por la ventas de la gestión de este tipo de carteras gracias a las fuertes provisiones o coberturas realizadas para este tipo de negocios.