Público
Público

Sólo los populares europeos defienden la política francesa frente a los gitanos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Grupo del Partido Popular Europeo (PPE) en la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa fue el único que defendió hoy al presidente, Nicolas Sarkozy, y al Gobierno francés en su política hacia los inmigrantes gitanos en situación irregular.

En el debate del informe "El reciente incremento de discursos de seguridad pública a nivel nacional: el caso de los gitanos" sólo el portavoz del PPE, el legislador chipriota Christos Purgurides, y los parlamentarios de la Unión por un Movimiento Popular (UMP) francesa defendieron esa postura.

Por su lado, los Grupos Socialista, Izquierda Unida Europea, Liberal y el que agrupa a los conservadores británicos criticaron el desmantelamiento de los poblados y la expulsión de los gitanos procedentes de Rumanía y Bulgaria o evitaron una postura clara.

Purgurides afirmó que "es injusto concentrar las críticas en Francia", ya que "intenta hacer frente a la llegada masiva de inmigrantes". Al tiempo, apostó por el incremento de los fondos de la UE para la integración y un mayor control de esos fondos.

"No caigamos en la torpeza de señalar chivos expiatorios", manifestó el portavoz popular en este debate.

Más incisivo fue el parlamentario francés de la UMP Jean-Claude Mignon, que criticó la exposición de motivos del informe, por dedicar cuatro páginas a relatar el caso francés. Mignon calificó esa páginas de "inaceptables" por ser un "anatema contra Francia".

Mignon se preguntó "¿Qué ha hecho la UE?" y respondió a su pregunta: "Aprobar fondos de cohesión sin saber si se gastan adecuadamente".

El diputado francés criticó que el informe no mencionara que "Francia es un país de acogida" y añadió que Francia "está en contra del racismo y la xenofobia y a favor de la población gitana".

La única autocrítica vino del senador de la UMP Laurent Béteille cuando dijo, en referencia a las palabras de las autoridades francesas, que "no se trata de discursos electoralistas, aunque reconozco que se han dicho cosas con torpeza".

El legislador socialista rumano Adrian Nastase dijo que lo que ha hecho Francia es "inaceptable" y el liberal británico Michael Hancock, ironizó que "hubiera sido muy fácil en EEUU apostar por la deportación de los banqueros que provocaron la crisis".

La senadora socialista francesa Maryvonne Blondin, se definió como "muy crítica" con la forma de actuar de su país y lamentó que la polémica haya dañado la imagen internacional de Francia.

El portavoz de Izquierda Unida Europea, el parlamentario chipriota, Dimitrios Papadimulis, afirmó que Sarkozy y Berlusconi "han aplicado medidas de extrema derecha, que violan los derechos fundamentales".

La Asamblea aprobó una resolución que condena los lenguajes racistas y xenófobos, que "estigmatizan a los gitanos".

Además, pide a los medios de comunicación que eviten mencionar en sus informaciones el origen étnico o nacional o la pertenencia a una minoría de las personas implicadas.

El Consejo de Europa organizará el próximo día 20 una reunión de alto nivel para estudiar medidas que mejoren la situación de los 12 millones de gitanos que viven en Europa.